España ordena captura internacional de Puigdemont

Ex presidente catalán dice estar dispuesto a ser candidato desde el extranjero; Unión Europea responde con cautela extrema a cuestionamientos sobre el caso
Concentración frente al Ayuntamiento de Barcelona, convocada por las entidades soberanistas, para exigir la libertad de los ex consejeros encarcelados el jueves. (QUIQUE GARCÍA. EFE)
04/11/2017
02:14
Madrid/Bruselas.
JERÓNIMO ANDREU E INDER BUGARIN
-A +A

España emitió ayer una orden de captura internacional para que el ex presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, se presente en los tribunales. Mientras, el líder independentista se ofreció en una entrevista con la televisión pública de Bélgica a presentarse como candidato a las próximas elecciones autonómicas catalanas.

Puigdemont está en Bélgica, junto con cuatro ex miembros de su gobierno, desde el lunes cuando la fiscalía general española presentó una querella contra él y otros 19 políticos catalanes por delitos de rebelión, sedición y malversación, tras proclamar la independencia el 27 de octubre.

Una de las jueces encargada del caso, Carmen Lamela, emitió ayer dos documentos diferentes para que Puigdemont y los cuatro consejeros que siguen con él en Bélgica (Toni Comin, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serrert) sean trasladados a España tras negarse a declarar el jueves en Madrid. Se trata de una orden de busca y captura internacional y una orden europea de detención (el equivalente dentro de la Unión Europea de una orden de extradición) dirigida a Bélgica. En estas órdenes, la juez suma los delitos de desobediencia a la autoridad y prevaricación. La Justicia belga dijo que “estudiará” la orden.

En la televisión belga RTBF, Puigdemont dijo que su intención no es huir, sino comparecer ante “la justicia verdadera”, porque en España “no se dan las garantías para tener una sentencia justa, independiente, que pueda escapar de la enorme presión de la política sobre el Poder Judicial”.

El líder catalán aseguró que no se trasladó a Bélgica para pedir asilo político, sino para “explicar al mundo lo que pasa en España”. Puigdemont presentó al gobierno español como “radicalizado” y aseguró que la población catalana es una víctima “porque su voluntad no se cumple”.

Afirmó: “No soy el primer presidente catalán con problemas. Otros fueron fusilados por Franco o encarcelados”. También expresó su disposición “a ser candidato” a las elecciones regionales catalanas del 21 de diciembre, “incluso desde el extranjero”.

En tanto, la Unión Europea ha respondido con cautela extrema ante los cuestionamientos sobre la orden girada contra Puigdemont.

“Este es un asunto completamente de las autoridades judiciales, cuya independencia respetamos por completo”, dijo la portavoz de la Comisión Europea (CU), Annika Breidthardt.

El presidente de la CU, Jean Claude Juncker, viajará el jueves a España para recibir el Doctorado Honoris Causa y está previsto que emita un discurso sobre Europa.

Rumbo a la elección. El anuncio de Puigdemont sobre su candidatura puede influir en la reorganización política de Cataluña, donde los partidos se preparan a marchas forzadas para los comicios. Los partidos independentistas están envueltos en difíciles negociaciones sobre si presentarse en una lista conjunta (como hicieron en 2015) o asistir por separado.

El ministro portavoz del gobierno español, Iñigo Méndez de Vigo, aclaró ayer que tanto Puigdemont como sus consejeros pueden presentarse a las elecciones “mientras no salga una condena firme” en su contra. En tanto, continuaron las protestas por el encarcelamiento de nueve ex consejeros catalanes. Santi Vila, el único al que se le permitía salir bajo fianza, ejerció ayer el beneficio y abandonó la prisión tras pagar 50 mil euros.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS