Enfrenta Cristina K. juicio por corrupción

Ex mandataria argentina está acusada de irregularidades en adjudicación de obras públicas viales en Santa Cruz
En problemas. Cristina Fernández viuda de Kirchner está procesada en cuatro causas, dos de ellas por corrupción y enfrenta una orden de detención. (EFE)
03/03/2018
01:31
EFE y AFP
Buenos Aires.
-A +A

Un juez decidió ayer elevar a juicio una investigación en la que se acusa a la ex presidenta argentina Cristina Fernández de asociación ilícita y fraude en la concesión de obra pública durante su mandato, por lo que será la primera vez que la actual senadora deba rendir cuentas por presunta corrupción.

La mujer con más poder en el país austral entre 2007 y 2015, viuda del también ex mandatario Néstor Kirchner (2003-2007), tendrá que sentarse en el banquillo, en fecha aún por determinar, junto a, entre otros imputados, quien fuera ministro del área de obras públicas, Julio De Vido, y el constructor Lázaro Báez, ambos en prisión preventiva por otras causas.

El juez Julián Ercolini hizo lugar a la posición del fiscal Gerardo Pollicita, quien había pedido abrir el juicio oral de la causa, en la que se investiga el presunto “direccionamiento” de contratos de obras públicas a favor del Grupo Austral, propiedad de Báez, en la sureña provincia de Santa Cruz —cuna del kirchnerismo— durante los gobiernos de Kirchner y su esposa.

Según el fallo del magistrado, Fernández, en su carácter de presidenta, “habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional que estaban bajo la órbita de su responsabilidad”.

La investigación apunta a que se pergeñó un plan en Santa Cruz para el manejo “fraudulento” de fondos estatales en favor de las empresas de Báez, que resultaron adjudicatarias de casi la totalidad de las obras viales —por 2 mil 400 millones de dólares— licitadas en esa provincia durante los 12 años en que se extendieron los gobiernos kirchneristas. A los imputados se les acusa de haber formado parte de una asociación destinada a cometer delitos; para “apoderarse ilegítimamente y de forma deliberada” de los fondos asignados a la obra pública vial.

En el relato de los hechos establecido por la Justicia, se destaca cómo se realizó la “conversión formal” de Báez, amigo de años del matrimonio Kirchner, en empresario de la construcción para luego “ser insertado” en el negocio de las contrataciones de áreas de infraestructura del Estado. Se nombra como prueba que pocos días antes de que Néstor Kirchner asumiera la presidencia, Báez, junto con dos socios, fundó Grupo Austral.

La ex presidenta Cristina K., quien gobernó entre 2007 y 2015, había solicitado al juez que el caso fuese elevado “cuanto antes” a su etapa oral, con el fin de “lograr un esclarecimiento definitivo y público de los hechos que, de manera sesgada, arbitraria y contraria a derecho, se relatan” en la acusación.

No es el primer juicio abierto contra la ex mandataria: en marzo de 2017, otro juez anunció que la sentará en el banquillo por el millonario perjuicio económico al Estado que supuestamente generó la decisión de su gobierno de que el Banco Central vendiera dólares a un precio por debajo del establecido en la Bolsa de Nueva York. Está procesada en cuatro causas, dos de ellas por corrupción y enfrenta una orden de detención —que ha librado por sus fueros— por presunto encubrimiento de iraníes acusados del ataque a la mutual judía AMIA (1994).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS