Disidente chino recibe ocho años de condena

Bloguero. A través de redes sociales Wu Gan denunciaba casos de abuso de poder en China (AP)
27/12/2017
03:48
Beijing
Notimex y DPA
-A +A

Un tribunal condenó ayer a ocho años de prisión por subversión al activista chino de los derechos humanos Wu Gan, un popular bloguero conocido como “Super Vulgar Butcher”, que suele abordar casos delicados de abuso de poder en el país.

La sentencia, la más dura aprobada contra activistas desde hace más de dos años, fue dictada por los jueces después de declarar a Wu culpable de “subvertir el poder del Estado”.

“El acusado Wu Gan está insatisfecho con el sistema político existente”, señala el veredicto y enfatiza que el activista “ha usado durante mucho tiempo las redes de información para difundir una gran cantidad de retórica para atacar al poder del Estado y el sistema establecido por la Constitución”.

La corte indicó que esa insatisfacción se ha traducido gradualmente en pensamientos de subversión al poder estatal, lo que le llevó a difundir información falsa e insultar en línea a terceros. “Super Vulgar Butcher”, quien ha estado en prisión preventiva durante más de dos años después de realizar una protesta ante un tribunal, desafió el veredicto, prometió apelar su caso y dijo estar agradecido con el Partido Comunista de China (PCCh) por “concederme este alto honor”.

Wu Gan es conocido por abordar casos delicados de abuso de poder del gobierno chino tanto en línea como en protestas callejeras. Un día posó para una fotografía con dos cuchillos y dijo que “mataría a los cerdos”, en referencia a los funcionarios corruptos.

Antes de su juicio, en agosto pasado, Wu predijo que recibiría una dura sentencia por negarse a cooperar con las autoridades. “Seré condenado no porque sea realmente culpable, sino por mi negativa a aceptar un abogado designado por el gobierno, me declaro culpable por exponer la tortura, el maltrato y la violencia, así como la mala conducta del fiscal”, dijo en una declaración publicada por sus abogados.

En cambio, el abogado Xie Yang evitó una pena de prisión por haber cooperado con las autoridades y también por haber retirado la acusación de que había sido torturado. El tribunal en la ciudad de Changsha, en la provincia central de Hunan, consideró que Xie no había causado un grave daño con su comportamiento. Además, el abogado se declaró culpable.

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) criticó enérgicamente los fallos “injustos”.

Según AI, en China muchas veces las condenas contra defensores de los derechos humanos se emiten durante la Navidad, porque en estas fechas la atención internacional es menor.

“Esto huele a un cínico cálculo político”, comentó en Hong Kong el analista de Amnistía, Patrick Poon. En su opinión, las autoridades chinas pretenden que la elevada pena dictada contra Wu Gan, tenga un efecto disuasorio. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS