Dimite juez brasileño de la CorteIDH por escándalo de violencia familiar y acoso

Roberto de Figueiredo Caldas, integrante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, presentó su renuncia al cargo luego que el fin de semana revista brasileña Veja publicó que había golpeado y amenazado de muerte a su ex esposa, Michella Marys
El brasileño Roberto de Figueiredo Caldas fue presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el periodo 2016—2017 (Foto: CoIDH)
El brasileño Roberto de Figueiredo Caldas fue presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el periodo 2016—2017 (Foto: CoIDH)
15/05/2018
14:20
José Meléndez / corresponsal
-A +A

San José.- El brasileño Roberto de Figueiredo Caldas renunció como juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) al verse acorralado por un escándalo en Brasil por supuestas amenazas de muerte, agresión y paliza en contra de su ex esposa y presunto acoso sexual a dos niñeras de sus hijos, anunciaron hoy fuentes oficiales en la capital costarricense.

El caso emergió en las últimas semanas como uno de los hechos más graves sobre uno de sus magistrados en los casi 40 años de existencia de la Corte. En 2012, la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, propuso a Caldas para asumir como juez del tribunal hemisférico.

La revista brasileña Veja, uno de los más importantes e influyentes medios de comunicación de Brasil, publicó el pasado 11 de mayo que Caldas, de 55 años, habría golpeado y amenazado de muerte a su ex esposa, Michella Marys, su compañera sentimental hasta febrero de 2018. El abogado es acusado de injuria, agresión, paliza y amenaza de muerte por Marys, aseguró Veja.

Según la acusación, dos niñeras dijeron haber sufrido asedio sexual del ahora ex juez, reveló la revista.

En un comunicado del que EL UNIVERSAL tiene copia, la Corte informó esta mañana que el pasado viernes 11 de mayo recibió de Caldas una “solicitud de licencia indefinida” y posteriormente, este lunes 14 de mayo, “se recibió su renuncia formal al cargo de juez”.

“De conformidad” con el Estatuto de la Corte, “el tribunal aceptó y dio efectos inmediatos a dicha renuncia”, agregó

“En consecuencia y de manera definitiva, Roberto F. Caldas dejó de formar parte de este Tribunal”, añadió.

De acuerdo con el procedimiento estatutario, el presidente de la Corte, el mexicano Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, “notificó la decisión” al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, “para los efectos consiguientes”.

“Tal como es de conocimiento público, Roberto F. Caldas fue denunciado por supuestos actos de violencia intrafamiliar en instancias judiciales brasileñas. En cuanto a estas acusaciones, el presidente de la Corte Interamericana resaltó la importancia de que se investiguen los hechos de manera diligente, pronta y oportuna en el marco de un debido proceso. Sin perjuicio de lo anterior, condena todo tipo de violencia contra la mujer”, advirtió el comunicado.

Sin éxito, EL UNIVERSAL intentó obtener una versión de Caldas sobre las acusaciones.

El brasileño, recordó el reporte, fue elegido juez de la Corte-IDH por la Asamblea General de la OEA para el mandato del primero de enero de 2013 al 31 de diciembre de 2018. “La Corte agradece las labores desempeñadas durante el ejercicio de su mandato” como juez, vicepresidente en 2014 y 2015 y presidente en 2016 y 2017, puntualizó.

Nacido el 29 de julio de 1962 en Aracaju, capital del estado brasileño de Sergipe, en el sector central de Brasil sobre el Océano Atlántico, Caldas fue escogido por Rousseff para que asumiera la posición en la Corte luego de que se convirtió en un prestigioso activista por los derechos económicos y sociales con énfasis en defensa de los trabajadores, experto en ética y derechos humanos y derecho constitucional y laboral.

La Corte, instancia autónoma de la OEA, fue instalada en septiembre 1979 en Costa Rica y se convirtió en el máximo tribunal del continente americano de protección a los derechos humanos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS