23 | MAY | 2019
La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi presenta la iniciativa de tres demócratas
La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi presenta la iniciativa de tres demócratas (Foto: AP)

Demócratas presentan iniciativa para regularizar a “dreamers”

12/03/2019
14:18
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A
La Ley de Sueños y Promesas de 2019 es un intento de los demócratas por regularizar la situación de unos 700 mil jóvenes que ingresaron ilegalmente de niños a EU; el programa DACA fue cancelado por el gobierno de Donald Trump

Washington.- Congresistas demócratas cumplieron su promesa y este martes presentaron un nuevo proyecto de ley que quiere garantizar a millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos la posibilidad de regularizar su situación, incluyendo un camino hacia la consecución de la ciudadanía estadounidense.

Según los cálculos, la “Dream and Promise Act” (Ley de Promesa y Sueño) podría beneficiar a más de 2 millones de inmigrantes. La ley no sólo toma en consideración a los denominados dreamers (soñadores), sino también (y por primera vez) a los protegidos de la deportación bajo los programas temporales del Estatus de Protección Temporal (TPS). El Migration Policy Institute estima que cerca de 2.7 millones de personas se podrían beneficiar con esta ley.

En palabras de Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes y líder demócrata en el Congreso, la propuesta asegura que estas comunidades, “que son estadounidenses de todas las formas”, continúan “enriqueciendo a nuestra nación”.

Ante las políticas antiinmigrantes de la Casa Blanca, los demócratas han colocado la lucha en defensa de los inmigrantes en el centro de su política para los próximos años, y quieren aprovechar que retomaron el control de la Cámara Baja del Capitolio para relanzar iniciativas que alivien el miedo a la deportación de millones de indocumentados.

Desde que llegó al poder, el presidente Donald Trump ha cancelado el programa DACA (que protege de la deportación a centenares de miles de jóvenes, principalmente de origen mexicano) y ha terminado el TPS para nacionales de El Salvador, Nicaragua y Honduras, entre otros países, algo que Pelosi ha descrito como una “crueldad”. Sólo los tribunales han frenado su aplicación.

“Aprueben una solución permanente que defina a centenares de miles de personas que contribuyen positivamente a este país”, urgió Jessica García, una dreamer de 21 años con orígenes oaxaqueños. “Mi historia, mis raíces, mi esfuerzo son [una historia de] supervivencia, y mi experiencia me ha hecho una ciudadana de Estados Unidos real y fuerte, apasionada y decidida”, dijo en la presentación del proyecto.

“Ella [Jessica] es una estadounidense en todo excepto en papeles. Hoy es el día que vamos a revertir eso”, prometió Nydia Velázquez, congresista demócrata que promovió la ley. “No les vamos a pedir que sigan viviendo con miedo [a la deportación]”, sentenció.

Según el texto, los soñadores podrán solicitar residencia legal por 10 años (la green card) si, entre otros requerimientos, llegaron a Estados Unidos antes de los 17 años y pueden demostrar que han vivido ahí más de 4 años. La residencia permanente se podrá pedir si hay prueba de estudios secundarios, sirven en el ejército o han tenido un trabajo por varios años y tienen un historial delictivo limpio.

Tras cinco años de tener la green card, podrán empezar su aplicación para la ciudadanía estadounidense.

“El 86% de los estadounidenses están a favor de aprobar esta ley”, aseguró Steny Hoyer, líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, quien prometió llevar la propuesta a votación tan pronto como sea posible.

No parece que la ley vaya a tener problema para ser aprobada en la cámara baja, pero seguramente quedará atorada en el Senado, donde los republicanos tienen mayoría.

“A los ‘soñadores’ les pido que sigan soñando, porque Estados Unidos necesita sus sueños”, pidió Hoyer, entre gritos de “Sí se puede”. “Y lo haremos”, puntualizó en un momento Pelosi.

Las asociaciones en defensa de los inmigrantes se congratularon de la iniciativa. “Nos motiva que miembros de la Cámara de Representantes apoyen esta solución de sentido común y largamente esperada para que estas familias estadounidenses puedan liberarse de la sombra de la incertidumbre y el miedo de la separación familiar”, dijo en un comunicado la presidenta de Unidos US, Janet Murguía.

Para Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, la presentación de esta ley llega “en el momento justo” para recalibrar un debate que sigue basado en “retórica divisiva, muros ineficientes y barreras burocráticas” que impiden un cambio en la política migratoria que necesita el país. “Es un cambio enorme en el debate. Vamos al ataque”, avisó.

Y mientras los demócratas lanzan iniciativas proinmigrantes, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos señalaron que el programa para enviar solicitantes de asilo de vuelta a México a esperar allí a que se resuelvan sus procesos, y que se implementó en el puerto de entrada de San Ysidro, en San Diego, a principios de año, se ha ampliado al puerto de Calexico, también en el sur de California.

Los funcionarios dijeron que desde que se comenzó a aplicar el programa, 240 personas han sido devueltas a México. Detallaron que los inmigrantes que intenten cruzar ilegalmente y luego pedir asilo en el sector de San Diego de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ahora también estarán sujetos a su retorno a México.

A través de un comunicado emitido por la Secretaría de Relaciones Exteriores, el gobierno mexicano insistió en que no coincide con la medida unilateral implementada por las autoridades de Estados Unidos, al tiempo que refrenda su determinación respecto de la protección a los migrantes y la promoción del desarrollo económico y social que mitigue las causas estructurales de los flujos migratorios”.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, indicó que los migrantes devueltos son aceptados por “razones humanitarias”. Además, expuso que un buen número de quienes solicitan asilo en Estados Unidos y son devueltos a México para esperar su proceso, cuentan con visa humanitaria entregada por el Estado mexicano, por lo que, en consecuencia, regresan con estancia legal.

Con información de Ariadna García.
 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios