Cuestionan la salida de EU de Consejo de Derechos Humanos

Líderes advierten que medida debilita la posición de este país en el tema
21/06/2018
04:49
Inder Bugarin / Corresponsal
-A +A

Bruselas.— La retirada de Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU) debilita no sólo a la instancia multilateral con sede en Ginebra, sino también a Washington como impulsor de las garantías individuales en el mundo.

“Sin Estados Unidos, el Consejo será más débil, pero los esfuerzos de EU para proteger y promover los derechos humanos a nivel mundial también lo serán”, declaró el presidente de Eslovenia, Borut Paho, quien fue uno de los primeros en hablar ante pleno en Ginebra tras conocerse lo que llamó “una mala noticia para la ONU y EU”.

Maja Kocijancic, portavoz del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, igualmente señaló que la decisión amenaza con minar el papel de EU como un campeón de la democracia global.

“Estados Unidos siempre ha estado al frente de la protección de los derechos humanos en todo el mundo y durante muchos años ha sido un fuerte socio de la UE en el Consejo de Derechos Humanos. Con la decisión se corre el riesgo de socavar el papel de EU como un campeón e impulsor de la democracia a nivel mundial”.

El Consejo está integrado por 47 miembros que son elegidos por un periodo de tres años; un tercio de sus miembros es renovado anualmente. Estados Unidos fue electo en 2016.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, calificó el anuncio como “decepcionante, pero no sorprendente”.

Señaló que “ante el estado de los derechos humanos en el mundo, EU debería intensificar sus esfuerzos en vez de dar un paso atrás”.

El lunes pasado, Al Hussein consideró como “inconcebible” la política estadounidense de separar a menores de sus padres que entran de manera irregular por la frontera con México.

Uno de los argumentos usados por la administración de Donald Trump para abandonar el consejo es la falta de una reforma que atienda situaciones controvertidas como es la participación de naciones con vergonzosos historiales en materia de derechos humanos.

El secretario de Exteriores de Gran Bretaña, Boris Johnson, declaró que su país también es partidario de una reforma; sin embargo, se dijo convencido de que esto debe lograrse fortaleciendo al propio Consejo y trabajado desde dentro.

No es la primera vez que la Casa Blanca boicotea el cuerpo internacional. El gobierno del mandatario George W. Bush (2001-2009) se opuso al órgano por considerarlo dominado por países violadores de los derechos humanos. La posición norteamericana fue revertida por el presidente Barack Obama. El Consejo de Derechos Humanos reemplazó en 2006 a la antigua Comisión de Derechos Humanos.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS