¿Cuánto ha pagado el ​Congreso de EU para resolver demandas de acoso sexual?

Según datos gubernamentales, entre 2008 y 2012, el Congreso de EU utilizó más de 170 mil dólares de los contribuyentes para zanjar acuerdos en varias demandas por acoso sexual y discriminación de género contra legisladores
Foto: AFP
19/12/2017
17:49
WASHINGTON
-A +A

Los contribuyentes pagaron más de 342 mil dólares entre 2008 y 2012 para zanjar demandas por discriminación laboral presuntamente ocurridas en oficinas legislativas de la cámara baja, incluyendo casi 175 mil dólares por ocho acuerdos relacionados acusaciones de acoso sexual y discriminación de género, según estadísticas divulgadas el martes.

Las cifras fueron divulgadas por la Oficina de Certificación de Cumplimiento de la cámara baja, dependencia pública encargada de los pagos muchas veces secretos que se hacen a empleados de la Cámara de Representantes.

La información revela tres acuerdos por acoso sexual que no se habían divulgado antes. No identifica a las oficinas de los legisladores ni identifica a los acusadores. No quedó claro si es que los casos involucraron acusaciones en contra de un legislador o alguno de sus empleados.

Previamente, la Oficina divulgó más estadísticas recientes que revelaron un pago único de 84 mil dólares por acoso sexual a nombre del congresista Blake Farenthold. Antes de anunciar que él no se postulará para ser reelecto, Farenthold prometió devolver el dinero que usó para pagar por el acuerdo.

Las nuevas cifras indican que las oficinas legislativas pagaron un total de 342 mil 226 dólares, incluyendo unos 115 mil por tres quejas de acoso sexual en el período de cuatro años. Se desembolsaron unos 53 mil dólares para pagar cinco acuerdos relacionados con discriminación sexual.

Las estadísticas también indican que se pagaron 12 mil 240 dólares por un acuerdo sobre represalia y discriminación racial y por edad, derivada de una queja contra la oficina de un funcionario no electo en el Capitolio.

Las acusaciones y revelaciones de acoso y abuso en el ámbito político siguen remeciendo a Washington.

En el último mes, seis legisladores se han visto obligados a renunciar, retirarse o poner fin a sus planes de postularse para ser reelectos tras ser acusados de transgresiones sexual: los congresistas Farenthold, Ruben Kihuen y Joe Barton han dicho que no se postularán para ser reelectos, mientras que el senador Al Franken, de Minnesota, y los representantes Trent Franks, de Arizona, y John Conyers, de Michigan, renunciaron.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS