​Barcelona rinde homenaje a sus víctimas a tres días del ataque

Se llevó a cabo una solemne ceremonia en la Sagrada Familia, en donde acudieron los reyes de España y el presidente Mariano Rajoy; la policía continúa la búsqueda del principal sospechoso, un marroquí de 22 años
El rey de España, Don Felipe VI, la reina de España, Doña Letizia, y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy , frente a la Sagrada Familia antes de una misa para conmemorar a las víctimas del ataque terrorista (Xinhua)
20/08/2017
13:43
AFP
-A +A

Barcelona rindió homenaje este domingo a los 14 fallecidos en los atentados del jueves y viernes, mientras la policía seguía buscando a un fugitivo de la célula yihadista, que llegó a planear "varios" ataques en la capital catalana.

"Si supiese que está en España y supiese el sitio, iríamos a por él". Pero "no sabemos dónde está", declaró a la prensa internacional el jefe de la policía catalana, Josep Lluís Trapero, refiriéndose al fugado.

Según la prensa española, se trata del marroquí Younes Abouyaaqoub, de 22 años, quien habría conducido la furgoneta blanca que mató a 13 personas e hirió a unas 120 en las Ramblas de Barcelona. El comandante de los Mossos d'Esquadra no quiso sin embargo confirmarlo.

Según expuso Trapero, los planes iniciales de la célula, compuesta por 12 personas -incluyendo un imán-, se vieron frustrados cuando el miércoles se produjo una explosión accidental en una casa de Alcanar, a 200 km al sur de Barcelona.

"En ese momento se estaban preparando los explosivos para con inminencia hacer uno o varios atentados en la ciudad de Barcelona", indicó Trapero.

En la casa había almacenadas más de cien bombonas de butano, precisó el funcionario. En ella, la policía catalana ha encontrado ya "ingredientes" de TATP, un explosivo empleado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que reivindicó ambos atentados.

Martine Groby, una jubilada francesa de 61 años vecina de esa casa, contó a la AFP que desde abril observó un ir y venir continuo de cuatro hombres francoparlantes y muy "discretos", que "se las arreglaban siempre para que yo no viera lo que estaban descargando".

De los doce presuntos miembros conocidos de la célula, cuatro están detenidos, cinco murieron tras perpetrar el ataque de Cambrils (120 km al sur de Barcelona), uno está fugado y otro murió en la casa de Alcanar.

El duodécimo podría haber fallecido también en este accidente, ya que en esa vivienda se encontraron "restos como mínimo de dos personas", según Trapero.

Por otro lado, ninguno de los doce, con edades comprendidas entre los 17 y 34 años, tenía antecedentes vinculados con delitos de terrorismo, apuntó el jefe de los Mossos d'Esquadra.

Trapero confirmó de paso que uno de los miembros es el imán de Ripoll, un pueblo del norte de Cataluña donde vivieron muchos de los integrantes de la célula.

Su compañero de piso, Nordeen el Haji, lo identificó como Abdelbaki Es Satty, y el sábado la policía registró su vivienda.

En las últimas horas han crecido las sospechas de que el imán, de 42 años, lideraba la célula.

"Se juntaba más con los jóvenes que con gente de su edad", dijo a la AFP un vecino de Ripoll, describiendo al imán, que llegó al pueblo hacia el año 2015. Éste había en junio unas vacaciones de tres meses, diciendo que debía viajar a Marruecos.

Horas antes, por la mañana, Barcelona homenajeó a las víctimas en una solemne ceremonia en la Sagrada Familia, el célebre templo concebido por Antoni Gaudí, al que acudieron unas mil 800 personas.

En la ceremonia, bajo unas fuertes medidas de seguridad que incluyeron el despliegue de francotiradores, participaron el rey Felipe y la reina Letizia de España, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont.

"Las Ramblas son algo muy fuerte para nosotros; paseamos muy a menudo, me podía haber pasado a mí, a mis hijos y a cualquiera", dijo a la AFP antes de la misa Teresa Rodríguez, residente en Cataluña desde 1969.

"Esto nos puede pasar a cualquiera; incluso a mí de turista me puede pasar", abundó la chilena Francisca Rubio.

La capital catalana tratará de recuperar la normalidad con el partido de liga previsto esta tarde entre el Barça y el Betis en el Camp Nou. De manera simbólica, los jugadores lucirán en sus camisetas la palabra "Barcelona" y no su propio nombre.

"La reconquista de la normalidad es la mayor derrota de quienes quieren alterar nuestra normal forma de vida", de la cual forma parte "el fútbol", afirmó Puigdemont.

Hasta el momento fueron ya identificadas 12 de las 14 víctimas mortales. Entre ellas figura un niño británico-australiano de siete años, y otro español de tres.

La policía catalana investiga también el caso del joven Pau Pérez (34 años), encontrado muerto por herida de arma blanca en un vehículo que el jueves se saltó un control, tres horas después del atropello masivo en Las Ramblas. Si se confirmara el vínculo con el atentado, sería la 15ª víctima.

En cuanto a los heridos, este domingo de tarde había diez personas hospitalizadas en estado crítico de las 51 aún internadas.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS