Asesinato de periodistas conmociona a Ecuador

Disidentes de las FARC retuvieron desde el 26 de marzo al equipo del diario "El Comercio"
EFE
14/04/2018
04:17
Agencias
-A +A

Quito/Bogotá.— Dos periodistas y su conductor, miembros del diario El Comercio de Ecuador, fueron asesinados a balazos por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quienes los secuestraron en una zona selvática de la frontera binacional, lo que llevó al presidente Lenín Moreno a lanzar ayer una ofensiva militar conjunta con el país vecino. El hecho generó indignación y la condena de otros países, así como de organizaciones de prensa.

El periodista Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45 años) y el conductor Efraín Segarra (60 años), todos del diario ecuatoriano El Comercio, fueron tomados como rehenes el pasado 26 de marzo en la localidad costera de Mataje, limítrofe con Colombia, donde realizaban un reportaje sobre la violencia que al final segó sus vidas. El Frente Oliver Sinisterra, disidente de la guerrilla de las FARC y comandado el ecuatoriano Walter Artízala, alias Guacho, reivindicó el secuestro y exigió un canje por tres presos y la rotura de un convenio antidrogas entre Ecuador y Colombia.

El miércoles, el frente reportó la muerte de los cautivos; un día después hizo llegar a un canal de televisión colombiano fotos de los cuerpos baleados, y ayer afirmó que los decesos ocurrieron en un fallido intento de rescate en la frontera, versión desmentida por Colombia y Ecuador.
ecuador_kidnapped_journalists_1.jpg
Ecuatorianos protestaron para condenar el asesinato de los dos periodistas y el conductor de El Comercio que fueron asesinados por el grupo Oliver Sinisterra (DOLORES OCHOA. AP)
 

“Lamentablemente tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas”, afirmó ayer Moreno, quien interrumpió su participación en la Cumbre de las Américas, en Lima, y regresó a su país por este caso. “Más allá de los esfuerzos realizados hemos confirmado que estos criminales parecería que nunca tuvieron la voluntad de entregarlos sanos y salvos...”, agregó, al vencer el ultimátum que diera la noche del jueves a los captores para que presentaran una prueba de vida de los rehenes. Señaló que dispuso, en coordinación con Colombia, el despliegue de unidades élite y de la policía a la frontera y la reanudación de las operaciones militares en esa zona. Reporteros presentes durante el anuncio estallaron en llanto. El mandatario decretó duelo nacional por cuatro días y ordenó bajar la bandera a media asta.

Desde Lima, el presidente colombiano Juan Manuel Santos calificó el asesinato de “deplorable”, reiteró su apoyo a Ecuador y explicó que los responsables fueron “bandas de criminales dedicadas al narcotráfico. Las FARC ya dejaron de existir”.

El grupo Oliver Sinisterra se negó a adherirse al acuerdo de paz firmado con la guerrilla, hoy convertida en partido político, continúa con el narcotráfico en el sur de Colombia y ha sido acusado de recientes ataques contra las Fuerzas Armadas de Ecuador. Colombia ofrece una recompensa de más de 107 mil dólares por información que conduzca a la captura de Guacho. Moreno ofreció ayer una gratificación adicional de 100 mil dólares.

Anoche, el gobernador del departamento colombiano de Nariño, Camilo Romero, informó que los cuerpos de los dos periodistas y su chofer están en Colombia y se iniciaron los protocolos con Ecuador para agilizar la repatriación de los cuerpos.

La prensa se solidariza. El Grupo de Diarios América (GDA), al que pertenece EL UNIVERSAL, había publicado un editorial condenando el secuestro de los periodistas y exigiendo el respeto a sus vidas. Gobiernos, organizaciones y sindicatos de periodistas de Iberoamérica se sumaron al repudio por el asesinato de los cautivos. La Sociedad Interamericana de Prensa aseguró que “el periodismo de toda América han sido ultrajados por este tipo de crimen inhumano”. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS