Anuncian reunión de Mugabe y vicepresidente destituido

El partido en el poder inicia una moción de censura contra el mandatario
El jefe del Ejército de Zimbabue, Constantino Chiwenga (segundo izq.), ayer durante una conferencia de prensa en la ciudad de Harare.
21/11/2017
04:17
Agencias
Harare.
-A +A

El jefe de las Fuerzas Armadas de Zimbabue, el general Constantino Chiwenga, anunció ayer que el presidente Robert Mugabe se reunirá próximamente con el ex vicepresidente Emmerson Mnangagwa, cuya destitución hace dos semanas desembocó en una revuelta que mantiene en crisis al país.

Chiwenga, líder de la denominada “Operación Restauración del Legado”, dijo en una conferencia de prensa que se encuentra animado por el contacto entre los dos hombres y que Mnangagwa volverá pronto al país.

“A partir de ahí, la nación será informada del resultado de las conversaciones entre los dos”, afirmó, leyendo un comunicado. No se informó de inmediato el día en el que se llevará a cabo la reunión.

El general también agradeció a los zimbabuenses —que salieron el sábado a las calles masivamente para expresar su rechazo a Mugabe— el “apoyo” que les han demostrado y pidió al país que “mantenga la calma y la paciencia”.

Más temprano, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), el partido en el poder, anunció que hoy presentará una moción en el Parlamento para celebrar un juicio político contra Mugabe, tras expirar un plazo para que el líder dimitiera y pusiera fin a casi cuatro décadas en el poder. “El partido ha pedido al jefe del grupo parlamentario iniciar el procedimiento de moción de censura contra Robert Mugabe”, comunicó el portavoz de la ZANU-PF y ministro de Información, Simon Khaya Moyo, tras una reunión que contó con la presencia de 230 de los 260 legisladores del partido.

La decisión se había anticipado el domingo durante una reunión del Comité Central en la que también se destituyó a Mugabe como número uno de la formación y se expulsó a la primera dama, Grace Mugabe, y a sus aliados, entre ellos varios ministros.

Un juicio político podría cesar a Mugabe en pocos días, acabando de con la carrera del “patriarca” de la política africana, otrora alabado como un héroe anticolonial, pero conocido en los últimos años por las campañas de represión contra sus opositores.

En el borrador de la moción, el partido acusó a Mugabe de ser una “fuente de inestabilidad”, despreciando el Estado de derecho y liderando un “desplome económico sin precedentes” durante los 15 últimos años.

También indicó que abusó de su mandato constitucional para favorecer a su impopular esposa Grace, de 52 años, cuya cercanía con el poder provocó la reacción del Ejército, que sacó tanques a las calles de la capital la semana pasada tras la destitución de Mnangagwa, que tenía como propósito despejar el camino de ella para suceder a su marido, de 93 años.

El ZANU-PF, además, ya ha nombrado a Mnangagwa candidato a las presidenciales de 2018 y nuevo líder del partido, aunque la decisión deberá ser confirmada en un congreso en diciembre.

Tras las movilizaciones del pasado sábado, la “no dimisión” de Mugabe, que se esperaba el domingo, cayó como un jarro de agua fría entre la población y las organizaciones civiles del país, que volvieron a realizar llamamientos para tomar calles y plazas.

“Su presidencia está acabada, señor Mugabe”, dijo en una rueda de prensa el líder de la influyente Asociación Nacional de Veteranos de la Guerra de Liberación de Zimbabue, Christopher Mutsvangwa.

El cese de Mugabe podría sentirse en toda África. Varios hombres fuertes aferrados al poder como Yoweri Museveni, en Uganda, y Joseph Kabila, en la República Democrática del Congo, también enfrentan presión para dejar su cargo. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS