"Rey de la tortilla" ayuda en la cuesta de enero

Productor mantiene el precio del producto en 6 pesos por kilo pese al aumento de los insumos
Integrantes de la industria buscan que el gobierno federal les proporcione subsidios en los insumos que requieren para producir el alimento. (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
08/01/2018
01:27
Emilio Fernández
Nezahualcóyotl, Méx.
-A +A

[email protected]

Mientras la mayoría de los propietarios de tortillerías han aumentado el precio del kilo de ese producto elaborado de maíz en los últimos días subió de 14 a 17 pesos. Sin embargo, Juan Manuel Hernández, El rey de la tortilla mantiene el kilo en seis pesos en algunos de sus establecimientos que se encuentran en municipios de la Zona Metropolitana del Valle de México.

A pesar de que ha resentido, como todos los productores el aumento en los insumos, piensa aguantar el precio de ese alimento porque sus clientes son de escasos recursos y quiere ayudarles en la “cuesta de enero”, por lo que no incrementará por ahora.

“La gente nos pide que no subamos el precio, el kilo lo damos en seis pesos en Neza y en Valle de Chalco”, contó.

En otros municipios mexiquenses, donde la competencia es mayor entre los miembros de ese sector, el precio por kilo lo ofrece en siete, ocho, nueve o 10 pesos, aún por debajo del que ofrecen otros productores.

Juan Manuel, encontró el éxito comercial desde hace varios años cuando combinó lo bueno y barato. Pura calidad presume para sus clientes. En sus tortillería sólo utiliza maíz de Sinaloa, del Bajío y de Oaxaca, que es el mejor del mercado nacional.

Los que abren establecimientos cerca de donde están los suyos no soportan los precios que él maneja, los deben cerrar porque venden el kilo más caro y la gente no les compra.

“En algunos lugares los precios son iguales a la de los otros productores porque nos ponemos de acuerdo en precio y calidad y así nos mantenemos, que sube la tortilla subimos todos parejo”, comentó.

Después de la “cuesta de enero” incrementaría el precio entre uno o dos pesos, no más porque la mayoría de sus clientes sobreviven con uno o dos salarios mínimos y un incremento mayor los impactaría de manera negativa.

Los miembros de la industria de la masa y la tortilla buscan que el gobierno federal otorgue subsidios para todos los insumos que utilizan para que se pueda reducir el precio del alimento y no sólo sean unos cuantos los que lo vendan barato.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS