Rechazan empresarios nuevo impuesto a alcohol en Edomex

Dueños de bares señalan que medida los deja en desventaja con otras entidades
Fuente de empleo. El sector ocupa a más de 600 mil trabajadores en 30 mil centros de consumo en los 125 municipios. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
09/12/2017
00:03
Claudia González
-A +A

[email protected]

El nuevo impuesto de 4.5% sobre la venta de bebidas alcohólicas aprobado por los diputados del Estado de México como parte del Paquete Fiscal de 2018 deja fuera de la competencia a más de 60 mil negocios entre restaurantes y bares establecidos en el territorio, de los cuales 50% vende alcohol, empresarios que pagan más de 100 mil pesos en la licencia de venta, así como permisos de funcionamiento a los ayuntamientos, aseguró Patricio González Suárez, presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes del Estado de México (ASBAR).

Recordó que es uno de los sectores que más aporta al Producto Interno Bruto (PIB) del gasto corriente del estado y que más plazas laborales ofrecen, pues son en promedio 600 mil empleos en los 125 municipios nada más en 30 mil centros de consumo que ofertan bebidas alcohólicas.

Informó que la determinación aún no fue publicada en la Gaceta de Gobierno estatal, por lo que la asociación está a la espera de conocer los pormenores, porque inicialmente les dijeron que el alza sería asumida por el consumidor final, la duda es si lo deben cobrar los restaurantes y bares como centros de consumo o el productor, el mayorista.

“Es igualmente perjudicial para los negocios que competimos con ocho estados, especialmente la Ciudad de México, en donde no les cobran ningún impuesto, sobre todo en los casos donde un negocio está frente a otro que ya es otra entidad debido a los límites territoriales”, reclamó el empresario.

Las bebidas alcohólicas están sujetas al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), establecido por la producción y venta o importación de gasolinas, alcoholes, cerveza y tabacos, principalmente, que depende de la graduación de cada bebida y oscila entre 20% y 53%, por tanto, consideró que este tipo de productos ya cuentan con una carga fiscal importante y no es posible poner un sobreimpuesto.

“Lo que estamos pidiendo al gobierno mexiquense es que con nosotros no fue cabildeada esta determinación y no es verdad que sea en favor de la salud de los adolescentes pues únicamente se arriesgan a crecer las fiestas clandestinas”, refutó.

Explicó que ante este cobro existe la posibilidad de que el mayorista se vaya a otra entidad o la Ciudad de México para abastecerse.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS