Pese a amparo, trasladan a "El Tatos" a penal de Durango

Su peligrosidad ponía en riesgo la gobernabilidad de las cárceles estatales; familiares de los internos se dicen aliviados; lo responsabilizan del motín
El Tatos fue llevado la mañana del miércoles a Durango; en el Estado de México estuvo recluido, en 10 años, en 13 de sus cárceles (ESPECIAL)
01/11/2017
01:10
Emilio Fernández
Ecatepec, Méx.
-A +A

[email protected]

Luego del motín que se registró el lunes en la cárcel estatal de Chiconautla, la mañana de ayer fue trasladado al penal federal de Gómez Palacio, Durango, el interno Luis N, El Tatos o El Tato, a quien pretendían agredir los otros presos porque desde que llegó a ese lugar, en septiembre pasado procedente del penal Neza Bordo, los extorsionaba junto con otros reos.

“El gobernador [Alfredo del Mazo] encabezó el lunes hasta muy noche una reunión con el Grupo de Coordinación del Estado de México, donde está el Ejército, la Marina y la Policía Federal; él personalmente en coordinación con la Secretaría de Gobernación logró que trasladáramos hoy [martes] en la mañana a este reo a un penal de alta seguridad de Durango”, dijo en entrevista el secretario general de Gobierno mexiquense, Alejandro Ozuna Rivero.

El lunes de esta semana se registró una rebelión en varias áreas del centro penitenciario Sergio García Ramírez de Ecatepec, en la que varios de los reos quisieron tomar venganza en contra de Luis N al enterarse que nueve de sus cómplices fueron tras-ladados a otras cárceles.

El Tatos y sus secuaces, quienes además le brindaban protección, extorsionaban a los otros internos de Chiconautla y a sus familias para que les entregaran dinero a cambio de no hacerles daño, tal como ocurría en el penal Neza Bordo, en el que golpeaban a los que se negaban a cumplir con sus exigencias, según se reveló en videos difundidos en redes sociales la semana pasada.

La sublevación, según el gobierno del Estado de México, dejó un saldo de tres personas heridas, entre ellos dos reos y un custodio.

Familiares de los presos de Chiconautla denunciaron que los problemas se agudizaron la noche del domingo, cuando Luis N y sus cómplices les exigieron 500 pesos a algunos de los convictos o los torturarían.

Después del motín, Luis Arias González, director general de Prevención y Reinserción Social del gobierno mexiquense, les informó a los parientes de los reos de Chiconautla que las autoridades analizarían el caso especial de El Tatos, pues varios exigieron que fuera reubicado a otro centro de readaptación social.

A las siete horas de ayer se realizó el operativo para que Luis N fuera llevado de Ecatepec a Toluca y posteriormente al penal federal número 14, en Gómez Palacio, Durango.

El gobierno del Estado de México solicitó a la Federación que el preso fuera cambiado de prisión, por los problemas que generó en las cárceles mexiquenses donde ha estado durante la última década.

“Como parte del trabajo de inteligencia del sistema penitenciario se llevó a cabo esta acción, en la que a pesar de contar con un amparo este personaje puede ser llevado a otro centro penitenciario, debido a una disposición legal que lo permite en casos donde es necesario para garantizar la gobernabilidad del centro de reclusión donde se encuentra”, difundió en un comunicado la administración mexiquense.

Familiares de los convictos de Chiconautla que acudieron a visitarlos ayer se mostraron aliviados al enterarse que El Tatos ya no se encontraba en ese sitio.

“Estamos más tranquilos porque El Tatos nada más vino a hacer puro desastre al penal. Antes de que fuera traído aquí las cosas estaban más o menos tranquilas. Yo llevo cuatro años viniendo a visitar a mi hijo y no habían pasado cosas tan feas como las de el lunes”, contó la madre de uno de los presos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS