Obras en Periférico Norte desquician la zona

Derribo de puente viejo y apertura tardía de la vialidad provocan caos
La fila de autos y camiones parados se prolongó desde Tepalcapa, en Cuautitlán Izcalli, hasta las inmediaciones de Cuatro Caminos (FOTOS: REBECA JIMÉNEZ. EL UNIVERSAL)
19/04/2018
01:11
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A

[email protected]

Naucalpan, Méx.— La apertura tardía de Periférico Norte, por obras de repavimentación en Santa Mónica, y el derribo de un viejo puente en el cruce con Primero de Mayo provocaron que decenas de miles de pasajeros y automovilistas quedaran parados la mañana del miércoles, por más de dos horas a lo largo de 20 kilómetros, desde Naucalpan, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli, con dirección a la Ciudad de México.

El derribo del puente peatonal en Periférico Norte y la zona conocida como Maquinaria, en las inmediaciones de la avenida Primero de Mayo, en Naucalpan, mantuvo cerrada la circulación de carriles centrales hasta las 08:20 de la mañana del 18 de abril.

Santa Mónica, fue otro punto conflictivo que propició la paralización de Periférico Norte, un gato hidráulico se descompuso y quedó obstruyendo carriles centrales en la zona de obras de pavimentación de esta importante vía, informó la Junta de Caminos del Estado de México.

“Ante el desperfecto, la empresa responsable de cargar las torres de iluminación, así como de las obras de pavimentación de Periférico Norte, al amanecer inició labores para liberar la vialidad cerca de las 07:30 horas, en lugar de las 5:30 de la mañana”, informaron autoridades de la junta.

Ambos incidentes afectaron a decenas de miles de habitantes que todos los días ingresan a la Ciudad de México, provenientes de otras entidades del norte del país, como Hidalgo y Querétaro, así como de municipios del Estado de México, desde Tepotzotlán, Huehuetoca, Melchor Ocampo, Tultepec, Tultitlán, Cuautitlán , Atizapán, Tlalnepantla y Naucalpan, entre otros.

“¡Llegué dos horas tarde a mi trabajo!”, externó con enojo Ana, quien como muchos otros habitantes se quedaron atorados en esta vía de acceso a la Ciudad de México.

“¿Una hora estuve parada en el mismo lugar? ¿Qué pasó en Periférico Norte?”, cuestionó Fernanda a las siete de la mañana.

Por estas razones la fila de autos y camiones parados se prolongó a lo largo de 20 kilómetros de Periférico Norte, desde Tepalcapa, en Cuautitlán Izcalli, hasta las inmediaciones de Cuatro Caminos, en el municipio de Naucalpan, donde el hartazgo entre conductores y pasajeros fue más que visible.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS