Se encuentra usted aquí

Naucalpan inicia año con amparos

El munícipe busca evitar que se cumplan órdenes de destitución por adeudos anteriores
El presidente municipal, Edgar Olvera, dijo que recibió la administración co n una deuda de 3 mil 400 millones de pesos. (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
15/01/2018
00:56
Rebeca Jiménez Jacinto
Naucalpan, Méx.
-A +A

[email protected]

Con demandas de pago de más de 2 mil millones de pesos de adeudos a proveedores, constructores y trabajadores despedidos, el alcalde Edgar Olvera Higuera y el tesorero Iván Arturo Rodríguez Rivera empezaron el año nuevamente amparados, para evitar que se cumplan órdenes de destitución emitidas por jueces y magistrados.

La deuda histórica “que recibimos en Naucalpan, es una de las más complicadas del país, que pasó de 3 mil 400 millones de pesos en enero de 2016 a cerca de 2 mil millones este año”, dijo el alcalde panista.

Además recordó que asumió el cargo amparado para evitar ser destituido por las órdenes de fincar responsabilidad que mandaron los magistrados, por adeudos a proveedores, constructores y empleados.

“Enfrentamos un fin de año complicado y este lo empezamos con los dos primeros procesos de embargo; uno por 19 millones de pesos y el segundo de la empresa Cicsa que exige el pago de 360 millones de pesos por la construcción de un puente peatonal y del paso vial subterráneo en la avenida Lomas Verdes", construidos en la época de la ex alcaldesa priísta Azucena Olivares, quien no cubrió el pago de estas obras, afirmó el tesorero Iván Arturo Rodríguez.

De esta deuda, Naucalpan pagó el año pasado mil 400 millones de pesos, pero aún enfrentamos reclamos por 2 mil millones de pesos, admitió el tesorero municipal.

Tan sólo por adeudos a constructores y prestadores de servicios, que reclaman el pago de 900 millones de pesos, magistrados ordenaron la destitución del alcalde y del tesorero; además de cerca de mil 100 millones de pesos que exigen ex trabajadores que fueron despedidos en otras administraciones, en laudos en los que decretaron el embargo de cuentas y sanciones a quien encabeza este ayuntamiento.

“Para nosotros es complicado enfrentar resoluciones de juicios mercantiles y laborales [generados por otras administraciones], es complicado cubrir facturas del pasado”. De repente llegan órdenes de magistrados que exigen el pago de laudos y adeudos y nuestra destitución”, señaló el alcalde, al informar que se mantiene amparado desde antes de asumir el cargo.

Estos adeudos, pese a que siguen representando más de 50% del presupuesto, no han paralizado la administración municipal, ni han impedido que el ayuntamiento realice obras de pavimentación y mejora urbana, lo que ha sido posible ampliando la recaudación y obteniendo recursos federales, agregó.

Por ejemplo, en 2015 el anterior gobierno del PRI, captó 570 millones por impuesto predial; en 2016 primer año de la administración panista de Edgar Olvera la recaudación aumentó a 630 millones de pesos y en 2017 la cifra subió a 710 millones de pesos, aseguró el tesorero municipal.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS