Muere la gorila Arila, viuda de Bantú, en Zacango

La gorila de llanura falleció por una posible insuficiencia cardiaca a los 36 años de edad
Muere la gorila Arila, viuda de Bantú, en Zacango
14/02/2018
21:06
Claudia González
Calimaya, Méx.
-A +A

La Secretaría de Medio Ambiente del Estado de México informó que murió el ejemplar de gorila de llanura Arila”, que desde 1986 se encontraba en el Parque Ecológico Zacango y que vivió con Bantú durante cinco años con fines de reproducción.

Mediante un comunicado dio a conocer que, de acuerdo al reporte preliminar proporcionado por veterinarios del parque, la causa de muerte del ejemplar se debió a una posible insuficiencia cardiaca, la cual será confirmada con los resultados histopatológicos y estudios de laboratorio.

La necropsia fue realizada por médicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en presencia de personal médico del Parque Ecológico Zacango y personal de la Procuraduría de Protección al Ambiente (Profepa). 

Arila, de 36 años de edad, fue encontrada en su casa de noche por su promotor de bienestar animal, quien dio aviso a los médicos veterinarios del Parque y confirmaron su muerte.
 

Artículo

¿Qué pasó con?… Bantú, el gorila por el que cobraron más de 1 mdp tras su muerte

El ejemplar macho falleció mientras era trasladado a un zoo de Guadalajara
¿Qué pasó con?… Bantú, el gorila por el que cobraron más de 1 mdp tras su muerte¿Qué pasó con?… Bantú, el gorila por el que cobraron más de 1 mdp tras su muerte

Este ejemplar, con nombre científico Gorilla gorilla gorilla, llegó al entonces Zoológico Zacango el 26 de marzo de 1986 procedente del parque homólogo “Casa de Campo” en Madrid, España.

En el año 2005 y hasta el año 2010 fue trasladada al Zoológico de Chapultepec con el fin de ser acoplada con el Bantú, un macho de su misma especie, sin éxito en su reproducción.

Arila medía alrededor de 175 centímetros de altura y sus brazos tienen una envergadura cercana a los 260 centímetros, los ejemplares machos pueden pesar de 140 a 180 kilogramos mientras que las hembras son más pequeñas y su peso oscila entre los 65 y 135 kilogramos.

La Profepa continuará con el seguimiento puntual sobre las causas de la muerte de este primate, a fin de transparentar los resultados de dicho deceso.

pmba

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS