FGJEM niega haya agotado líneas de investigación en muerte de Jessica

La Fiscalía del Estado de México aseguró que las pruebas periciales arrojaron que no hubo extracción de órganos en el cuerpo de la joven, luego de que su familia expresó lo contrario
No se han agotado primeras líneas de investigación por asesinato de Jessica: Fiscalía
(Foto: Archivo/El Universal)
27/02/2018
20:05
Emilio Fernández
Ecatepec, Mé.
-A +A

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) informó que las líneas de investigación del feminicidio de la doctora Jessica Sevilla Pedraza, registrado en agosto pasado, en su entorno social no han concluido, como afirmaron sus padres, por lo que continuarán para tratar de encontrar a los responsables.

“Derivado de las pruebas periciales realizadas el cuerpo de la víctima se pudo determinar científicamente que no hubo extracción de órganos, sin embargo, tejido blando y algunos órganos internos fueron devorados por la fauna del lugar en donde fue encontrado el cuerpo”, dijo la corporación.

El lunes en una conferencia de prensa, Juana Pedraza, madre de la víctima de 29 años de edad, reveló que cuando encontraron su cuerpo no tenía algunos de sus órganos.

“A mi hija le quitaron el corazón, un pulmón, al parecer le quemaron la cara con ácido y el proyectil que le dieron en la cabeza y estaba muy golpeada, fue saña extrema, mucha saña la que usaron con mi hija”, reveló.

La FGJEM señaló que no hay prueba científica alguna que demuestre lo que suponen los seres queridos de la víctima.

Artículo

Padres de Jessica Sevilla solicitan ayuda para aclarar asesinato

Piden a la sociedad aportar cualquier dato relacionado con el crimen de su hija
Padres de Jessica Sevilla solicitan ayuda para aclarar asesinato Padres de Jessica Sevilla solicitan ayuda para aclarar asesinato

Las conclusiones del dictamen elaborado por la Coordinación General de Servicios Periciales de la Fiscalía mexiquense indicaron que “por el lugar donde fue localizado el cuerpo, la ausencia de tejidos blandos se establece que fue producida por los depredadores del lugar”.

La tarde del 4 de agosto del 2017 la doctora Jessica fue vista por última vez cuando se encontraba en su vehículo marca Mazda en una estación de gasolina localizada en la carretera Naucalpan-Toluca, en el paraje San Antonio, en el municipio de Xonacatlán, acompañada de José Javier Rosales, su entonces pareja sentimental.

Dos hombres armados los amagaron y se los llevaron de ese sitio. A José Javier le dispararon después en una pierna y escapó del automóvil, según declaró.

El 5 de agosto fue hallado en el paraje El Hielo, en el municipio de Huixquilucan, el cadáver de Jessica.

La fiscal Central de Delitos Vinculados a la Violencia de Género de la FGJEM, Dilcya García, reiteró que aún se realizarán diligencias de las líneas de investigación que tienen que ver con el entorno social de la víctima, dijo la corporación.

“La fiscal central sostuvo que es consciente de la molestia de los familiares al no haber aún detenidos en este caso, pero aseguró que este feminicidio es uno de los asuntos prioritarios para la Fiscalía de Feminicidios de la FGJEM”, mencionó.

Los padres de Jessica solicitaron la ayuda de los residentes de Xonacatlán y Huixquilucan, principalmente, para que aporten algún dato que ayude a encontrar a los homicidas de la profesionista, quien al momento de su muerte, tenía un hijo de un año y medio de edad.

La familia externó su preocupación porque han transcurrido seis meses del crimen y las autoridades ministeriales no lo han resuelto.

La madre de Jessica solicitó al gobernador Alfredo del Mazo que intervenga para que se le dé celeridad al asunto.

pmba

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS