Es urgente reforzar la seguridad: sacerdotes

Párrocos de Cuautitlán y de Izcalli hacen una llamado a las autoridades para evitar más agresiones a clérigos
El padre Arturo Robles Rodríguez, de Melchor Ocampo, reconoció que existe un incremento en la inseguridad en el Edomex. (JUAN MANUEL BARRERA. EL UNIVERSAL)
22/04/2018
01:04
Juan Manuel Barrera
-A +A

[email protected]

Cuautitlán Izcalli, Méx.— Sacerdotes de las Diócesis de Cuautitlán y de Izcalli, coincidieron que es necesario reforzar la seguridad en las parroquias para evitar agresiones contra personal de las mismas y a la propia feligresía.

El pasado 18 de abril, el padre Rubén, de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, en la colonia Cumbria, Cuautitlán Izcalli, fue agredido con arma blanca y murió en el interior de la parroquia.

El pasado 12 de enero, un hombre ingresó a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, de la colonia Adolfo Ruiz Cortines, en Ecatepec, y agredió con arma blanca a cinco personas en el interior, una de las cuales murió.

“Muchas iglesias no tienen seguridad. Creo que a raíz de estos eventos se van a tener que proteger más”, consideró el padre Luis, salesiano, que presta servicio en Cuautitlán.

“Ante todo las cámaras, alarmas, tener siempre preventivamente teléfonos de la policía, es lo que podemos hacer. El pueblo de Dios, en la iglesia, siempre va a haber una apertura para todos, no tenemos miedo tampoco, pero sí tener algunas precauciones. Me parece a mí importante”, dijo.

El padre David Vega, de la parroquia La Divina Providencia del fraccionamiento Los Morales, en Cuautitlán, consideró que es conveniente mayor seguridad, no sólo para un sector, sino para la sociedad en su conjunto.

“Tendríamos que canalizarlo a especialistas, aparte de cámaras de seguridad, que no es básico, pero sí es algo importante. Pero pedimos al Señor que nos dé la gracia de seguir caminando, estar seguros. Ante estas situaciones podemos decir que nadie está seguro. No hay temor, pero sí cuidado”, dijo.

El padre Arturo Robles Rodríguez, de Melchor Ocampo, reconoció que existe incremento en la inseguridad para la ciudadanía del Estado de México.

“Porque si hoy vemos la muerte de un sacerdote de manera violenta, ¿qué no viven nuestras comunidades?, ¿qué no viven? Es todo, somos todos, es la sociedad misma”, insistió.

Afirmó que todos deben poner lo que les corresponde para disminuir la inseguridad: “Si son autoridades, autoridades pongan lo que está de su parte. Las familias, las comunidades religiosas, o sea todos debemos aportar algo en la prevención, porque a veces ya queremos curar, pero no nos damos cuenta que también debemos prevenir”, aseveró.

Añadió: “Tanto las valores propios de una sociedad, pero sobre todo los valores religiosos. Todo lleva a esto, una sociedad violenta, deshumanizada al perder esos valores. Pero esto también debe ser un punto de inicio, reflexionar otra vez, porque si ya no hay un respeto a una figura como la de un sacerdote, qué se pueden esperar los demás. Lo que se ve tanto en las noticias, que si de mujeres, que si de estudiantes”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS