SSP indaga mil 220 casos de abuso de autoridad

La dependencia aplicó mil 261 correctivos a agentes; 197 fueron cambiados de adscripción y 54 se turnaron al Consejo de Honor
04/05/2018
01:07
Andrea Ahedo
-A +A

[email protected]

La Dirección de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSPCDMX) investiga mil 220 casos de abuso de autoridad, 562 de soborno o recepción de dádivas, 32 casos de violencia de género y 13 más por extorsión. Lo cual suma mil 827 expedientes.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el director de Asuntos Internos de la dependencia, Agustín González Guerrero, explicó que en lo que va de 2018 se han abierto 5 mil 600 carpetas de investigación en total, de las cuales ya se resolvieron 4 mil 406.

Se han aplicado mil 261 correctivos disciplinarios a sus agentes de seguridad; 197 han sido cambiados de adscripción, en 54 casos se han turnado al Consejo de Honor y Justicia, y 26 han sido puestos a disposición ante MP.

La mayoría de las carpetas fueron abiertas por faltas al código de actuación policial, como la omisión en el desempeño de funciones operativas, no informar novedades del servicio, no vestir el uniforme completo o equipo, incumplir ordenes de superiores y/o no dar cumplimento al Reglamento de Tránsito de la capital.

Proceso. Estas carpetas de investigación se abren cuando hay quejas directas de los ciudadanos o de los mandos, “no se refiere a que hayan aumentado las faltas administrativas, sino que los canales para que las personas presenten sus quejas se ampliaron”, externó el funcionario.

La Secretaría de Seguridad Pública recibe denuncias por redes sociales como Twitter, Facebook, por correo electrónico y atención personalizada en sus sedes, por lo que cada queja que presente un ciudadano de un caso en particular refiere una carpeta iniciada en Asuntos Internos.

Es decir, si una persona publica un tuit sobre un policía que no estaba en su lugar de vigilancia a tiempo y hora, la SSPCDMX abre un proceso de investigación para aplicar alguna sanción.

El proceso inicia con la búsqueda de fotos, videos, o testimonios en la zona cercana adonde ocurrió la falta para usarlo como prueba y después llamar al uniformado para que rinda una declaración.

La segunda vía por la que se abren carpetas es de los correctivos de los mismos mandos; a diario, la secretaría hace revisiones en las formaciones de sus elementos, y los superiores notifican si el personal porta el uniforme conforme el reglamento, tiene su nombre a la vista, usa adecuadamente las herramientas de trabajo, si no es así, se levanta una amonestación verbal o se arresta al elemento hasta por 36 horas.

Todas estas sanciones quedan en el expediente de los policías y, por hasta seis meses, no tiene derecho a pedir aumentos de sueldo o permisos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS