Sismo agravó casas dañadas por grietas

Damnificados se concentran en 62 colonias de Iztapalapa; para reconstrucción hacen falta estudios del suelo, afirman
LUIS EDUARDO PÉREZ ORTIZ, director de Protección Civil en Iztapalapa. (Archivo. EL UNIVERSAL)
08/10/2017
01:03
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

La delegación Iztapalapa tiene 17 mil 555 edificaciones afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado, el mayor número en la capital, de las cuales poco más de la mitad se concentran en zonas donde surgieron grietas o se agravaron a raíz del terremoto y ahora está en el aire una posible reconstrucción.

Las familias que sufrieron daños en sus viviendas por la combinación del sismo y las grietas se ubican en 62 colonias, tales como U.H. Ejército de Oriente I y II, Jacarandas, Santa Cruz Meyehualco, El Molino, La Planta, U.H. Cananea, Ermita Zaragoza, La Era, Ejército Constitucionalista, entre otras, explicó Luis Eduardo Pérez Ortiz Cancino, director de Protección Civil en Iztapalapa.

“Calculamos que más de 50% de los daños están vinculados al proceso de hundimiento diferencial y agrietamiento en Iztapalapa”, comentó. El futuro para la reconstrucción en estas zonas es incierto, puesto que habrá que esperar los resultados de diversos estudios del suelo que se llevan a cabo con tecnologías especializadas.

La demarcación desplegó a su equipo de geólogos, geofísicos e ingenieros para realizar el análisis, pero Pérez Ortiz advirtió: “No es un problema sencillo, obliga a que estén aquí el Cenapred y todas las instancias de investigación y estudio del riesgo para tomar decisiones”.

Aseguró que el agrietamiento es un fenómeno de injerencia “de la nación y la ciudad”, debido a que su principal causa es la explotación del acuífero en la Zona Metropolitana del Valle de México, que ha causado hundimientos diferenciales y las fracturas en los suelos de transición.

Dijo que la cercanía del epicentro del sismo del 19 de septiembre combinado con el “estiramiento” del suelo por la explotación del acuífero “provocó que se desgarrara el suelo, se abrieran las grietas y en algunos casos se movieron hasta un metro de altura, por lo que tú sales de tu casa y de repente encuentras un escalón de un metro para abajo o para arriba”.

La delegación indicó que del total de viviendas adectadas, 22% corresponden a daños totales que ameritan demolición, unas 3 mil a 3 mil 500 viviendas; 47% tienen un daño medio y el resto daños leves.

Pérez Ortiz pidió a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano retomar los recorridos en la delegación para determinar en qué viviendas se requiere demolición total y del apoyo del Fonden para la reconstrucción. El funcionario dijo que se ha sistematizado toda la información de los reportes de afectaciones a través de una plataforma y una aplicación móvil. Consideró que no hubo víctimas porque a lo largo de los años la gente aprendió a reparar sus casas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS