Prisión por maltrato de adultos mayores

Reforma también incluye daños a personas con discapacidad; publican en la Gaceta Oficial las nuevas disposiciones
El artículo 156 del Código Penal establece que los familiares que abandonen a una cualquier persona de estos sectores se les quitará la patria potestad (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
31/10/2017
01:27
Phenélope Aldaz
-A +A

[email protected]

A partir de este martes, quien abandone a un adulto mayor o persona con discapacidad en la Ciudad de México, será sancionado hasta con tres años de cárcel.

De acuerdo con las modificaciones hechas al Código Penal, la sanción para quien incurra en esta acción y en caso de que sea familiar, incluirá el retiro de la patria potestad o tutela.

El artículo 156 del código establece que “a quien abandone a una persona incapaz de valerse por sí misma, incluyendo a adultos mayores y/o con discapacidad, teniendo la obligación de cuidarla, se le impondrán de tres meses a tres años de prisión si no resultare lesión o daño alguno. Además, si el activo fuese ascendiente o tutor del ofendido, se le privará de la patria potestad o de la tutela”.

De acuerdo con el artículo 158, si los afectados son expuestos ante una institución o persona incapaz de valerse por sí mismo, la pena será de tres meses a un año de prisión, para quien tenga la obligación y tutela del afectado.

Las nuevas disposiciones, publicadas ayer a través de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, también contemplan reformas a la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores y la Ley para la Integración al Desarrollo de las Personas con Discapacidad.

En ambas, se considera al abandono como “todo acto de aislamiento o hacinamiento sistemático, permanente, consciente y deliberado” hacia alguno de estos dos grupos, establecidos como actos discriminatorios o de menosprecio hacia su persona.

Para el caso de los adultos mayores se señala que su familia tendrá la obligación de evitar cualquier acto de violencia por parte de algún familiar o que se ponga en riesgo sus bienes.

El artículo 8 de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, precisa que la familia debe “evitar que alguno de sus integrantes, cometa cualquier acto de discriminación, abuso, explotación, aislamiento, violencia, abandono, hacinamiento o desalojo de la persona adulta mayor o actos jurídicos que pongan en riesgo su persona, bienes y derechos. Dichos actos serán sancionados conforme a lo establecido en el Código Penal”.

Como parte de las acciones para evitar actos de violencia sicológica y jurídica hacia los adultos mayores, el Gobierno capitalino anunció, en junio de este año, la creación del Protocolo Interinstitucional de Atención Integral para las Personas Mayores, a través del cual se busca prevenir, atender y dar seguimiento ante casos de violencia.

Por su parte, La Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) explicó que a través de este protocolo se establecerán acciones por parte de distintas áreas de gobierno a fin de garantizar la seguridad e integridad de los adultos mayores.

En una primera etapa se capacitará al personal de las distintas dependencias que intervendrán en la aplicación del protocolo, además se promoverá entre la población el objetivo sus derechos.

Luego, seguirá la fase de diagnóstico y detección de casos de violencia, para lo cual se dará acompañamiento y canalización a las víctimas; las últimas dos fases corresponden a la atención y seguimiento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS