“Preparé mi espíritu tres años para ser María”

Hace 25 años la mamá de Zaira Vargas interpretó al mismo personaje en la 150 representación del Viacrucis
La joven de 19 años estudia el primer año de enfermería en la UNAM (JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL)
29/03/2018
01:11
Eurídice Garavito
-A +A

[email protected]

A pesar de ser oriunda del barrio de Santa Bárbara, en la delegación Iztapalapa, Zaira Virginia Vargas Zamora nunca había participado en la representación de Semana Santa más grande de la Ciudad de México. Este año interpreta a María, la madre de Jesús; dice que se preparó espiritualmente durante tres años para cuando Dios decidiera asignarle el papel.

Zaira tiene 19 años y estudia el primer año de la licenciatura en enfermería en la UNAM. En sus ratos libres es catequista, misionera, nadadora desde los nueve meses de edad y toca el violín.

“Interpretar a María es una responsabilidad y un honor ya que no sólo representa a la madre, sino también a la mujer durante los procesos del personaje bíblico: la alegría, el sufrimiento y el dolor de perder a un hijo” destacó en entrevista para EL UNIVERSAL.

Para la familia Vargas Zamora ver a Zaira interpretar su papel es motivo de orgullo y melancolía, pues hace 25 años, en la representación número 150, la madre de la joven fue quien encarnó ese personaje, aunque también resultó una sorpresa porque nunca había participado en esta festividad.

“La verdad no esperábamos que saliera seleccionada porque mi hija se puso muy nerviosa y había muchachitas con más experiencia”, comentó el padre de Zaira.

Sus papás se conocieron cuando ambos estudiaban la secundaria y en 1992, cuando la señora Zamora actuó el papel, su padre fue el fotógrafo oficial del personaje.

El Comité Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa AC pide para participar ser originaria de alguno de los ocho barrios que conforman el centro histórico de Iztapalapa, tener habilidades de lectura y habla, medir más de 1.60 metros, ser mayores de edad, no tener tatuajes ni perforaciones, estar soltera, gozar de buena salud y la posibilidad de sufragar los gastos.

La joven comentó está nerviosa por la responsabilidad que conlleva interpretar a María, pero también entusiasmada, amoldando desde hace dos meses los huaraches que utilizará durante la caminata del recorrido de la Semana Santa que consta de 8 kilómetros y dos más de Viacrucis.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS