Pide Monreal acelerar el proceso de reconstrucción

“Ya se levantaron dos amparos en la Roma-Condesa. Si se obtienen las suspensiones, no se puede hacer nada y el peligro de que se desplome está latente” RICARDO MONREAL Jefe delegacional en Cuauhtémoc
RICARDO MONREAL Jefe delegacional en Cuauhtémoc (FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
07/10/2017
01:06
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

La delegación Cuauhtémoc es una de las más afectadas tras el sismo de magnitud de 7.1 grados que se registró el pasado 19 de septiembre en la Ciudad de México, por lo que se necesita un proceso de reconstrucción inmediato, pues incluso la economía se ha visto afectada en la zona, aseguró Ricardo Monreal, jefe delegacional de esa demarcación.

“Debemos de actuar de manera inmediata porque tiene que reactivar el comercio y toda la actividad. Tenemos hasta ahora aproximadamente mil 300 evaluaciones de las cuales 360 edificaciones resultaron dañadas con algún tipo de daño, son como 60 las que están susceptibles de demolición”, explicó.

Ante la incertidumbre de qué es lo que pasará y cuáles son los procesos a seguir en estos edificios, en entrevista con EL UNIVERSAL, Ricardo Monreal informó que prepara un ABC donde incluirá información general para la gente; desde accesos a créditos, subsidios, Fonden, documentos e información de bienes inmuebles colapsados.

Monreal Ávila manifestó que está preocupado ante la emergencia y aseguró que en la Cuauhtémoc se hace el mejor esfuerzo y no ha dejado de recorrer las colonias más afectadas y en cada una dice a los vecinos que se seguirán emprendiendo acciones para el rescate de esta demarcación.

Pronosticó que sigue la etapa más difícil, la cual será la demolición de edificios ubicados en las calles Génova, Hamburgo, Versalles, Sonora, Chiapas y República de Argentina; insistió en que es necesario que sean destruidos, pues dijo, son un peligro.

“Ayer estuvimos los delegados con el jefe de Gobierno para ponernos de acuerdo sobre todo el proceso de demolición, del apoyo a vivienda, del acceso al Fonden”, comentó.

Reveló que algunos habitantes de edificios de alto riesgo no están de acuerdo con la demolición, por lo que se han comenzado a amparar.

“Ya se levantaron dos amparos en la Roma-Condesa. Si se obtienen las suspensiones, no se puede hacer nada y el peligro de que se desplome está latente. Basta con que uno no esté de acuerdo”, dijo.

Como parte de la reconstrucción, el delegado solicitó la colocación de más alarmas sísmicas.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios