Pega a Línea 1 del Metro el paso de los años

Pese a la remodelación de algunas estaciones, es notable el desgaste de las instalaciones del Metro por la falta de mantenimiento
La compra de 45 trenes que se prometieron ante el incremento del boleto del Metro en diciembre de 2013, no se ha podido cumplir debido a que el dinero recaudado por el aumento no ha sido suficiente (FOTOS: ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
04/09/2017
09:00
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]

Video

Línea 1 del Metro llega a 48 años con dolencias

Pese a las remodelaciones de algunas estaciones, la Línea 1 del Metro presenta serios problemas de infraestructura y requiere trenes para transportar cerca de un millón de pasajeros cada día

 

A sus 48 años de edad, la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro sufre los estragos por el desgaste de prestar servicio a alrededor de 950 mil personas cada día.
 

La renovación de la imagen de nueve de las 20 estaciones contrasta con los problemas de filtraciones en los túneles, por lo que los trenes deben reducir su velocidad de circulación, la establecida es de 70 kilómetros por hora, debido a que se registran hundimientos, en algunos tramos, a lo largo de la vía.
 

Pese a la inversión de aproximadamente 4 mil 200 millones de pesos, en la compra de nuevos trenes y modernización de las estaciones, el servicio todavía tiene deficiencias.
 

La compra de 45 trenes que se prometieron ante el incremento del boleto del Metro en diciembre de 2013, no se ha podido cumplir debido a que el dinero recaudado por este aumento no ha sido suficiente y sólo se han adquirido 10 trenes nuevos que llegarán a la capital del país en 2018.
 

“No tenemos la necesidad de los 45 trenes, lo que necesitamos es arreglar los que tenemos también, sí necesitamos por lo menos 10 trenes nuevos para tener la posibilidad de arreglar los otros que tenemos y meterlos a otras líneas, pero no tenemos los recursos suficientes; un tren nuevo cuesta 330 millones de pesos, si compramos los 45, no haríamos nada en siete años con el Fideicomiso del Metro”, explicó Jorge Gaviño Ambriz, titular del STC.
 

EL UNIVERSAL realizó un recorrido por diversas estaciones, observó los trabajos de remodelación que se han realizado como la instalación de iluminación LED, el sistema de voceo e incluso las paredes nuevas en algunas, porque en otras no se tuvo el permiso por ser patrimonio nacional.
 

Actualmente se trabaja en las vías para que los trenes puedan circular a una velocidad de hasta 70 kilómetros por hora, debido a que se tienen algunos asentamientos diferenciales lo que ocasiona que los trenes no manejen a esa velocidad.
 

“No tendremos problemas presupuestales para atender la Línea 1, otra de las cosas importantes que se requiere es una inversión grande de la compra de subestaciones que se tienen que cambiar porque gastan mucha energía”, explicó Jorge Gaviño.
 

Asimismo desde hace dos años se implementó un programa para la sustitución de aparatos cambio de vía, los conjuntos de elementos que permiten que los trenes cambien su dirección de una vía a otra durante su recorrido, el cual está formado por durmientes de madera y varias piezas de acero, sus agujas y todo el mecanismo de accionamiento de las mismas.
 

“Desde el año 2015, hasta la fecha se han sustituido 25 aparatos de cambio de vía en los talleres de Zaragoza y solamente quedan tres aparatos de este tipo que se encuentran en proceso; asimismo se han sustituido nueve juegos de durmientes. Estamos haciendo esto para garantizar el paso de los trenes de los talleres a las líneas y viceversa. Un problema con ellos puede llegar a impedir el paso de los trenes”, explicó el ingeniero Fermín Ramírez Alonso, subgerente de Instalaciones Mecánicas y Tuberías.
 

Comentó que ya era necesario trabajar en la zona de talleres, porque de no haber una intervención se degradarían los durmientes, las fijaciones empezarían a ceder, las piezas se desalinearían y eso podría provocar que un tren llegue a descarrilarse.
 

“El mantenimiento en los Talleres Zaragoza ha sido periódico; sin embargo, desde hace 25 años no se les daba un mantenimiento mayor como el que le está dando desde 2015”, comentó Ramírez Alonso.
 

Desde su construcción, la Línea 1 no había tenido un mantenimiento profundo, por lo que algunas estructuras ya estaban deterioradas, un ejemplo de ello era la ventilación, el cableado y las paredes de los túneles; sin embargo, desde abril de 2016 comenzaron las reparaciones, aunque el problema es grande.
 

“El retiro de la totalidad de las placas de mármol de paredes, se debió a que muchas de ellas estaban hechas de asbesto y cemento, material que está prohibido. Además las placas de mármol se encontraban rotas, dañadas y deterioradas por lo que representan grandes erogaciones al STC por concepto de mantenimiento y/o reposición”, informó el STC Metro en una solicitud de información.
 

Saturación del Metro
 

Uno de los problemas que la gente nota diariamente es la saturación de los trenes a hora pico; durante los días hábiles es casi imposible abordar un tren por las mañanas debido a la gran cantidad de usuarios.
 

Por ejemplo, miles de personas hacen el intento de llegar temprano a sus trabajos y deciden irse a la estación Pantitlán, no sólo para pelear por un asiento, sino, para entrar al convoy, saben que desde la terminal los trenes salen llenos y es imposible subirse a un vagón en otra estación.
 

“Es un caos, yo vivo cerca de la estación Moctezuma, pero siempre prefiero regresarme a Pantitlán para de ahí tomarlo, porque si me espero nunca me puedo subir, dicen que lo están arreglando, y la verdad no hay tanto de qué quejarnos, pero ya somos muchos los que utilizamos el Metro y creo que se les va de las manos”, comentó Laura, usuaria de la línea 1, quien trabaja en Juanacatlán.
 

Asimismo, el tiempo entre cada tren, de esta línea, es de alrededor de tres minutos; durante el recorrido que realizó esta casa editorial, se observó que los tiempos son constantes, pero para subir a los vagones es imposible, porque van saturados desde las terminales.
 

“Hay veces que me salgo más tarde del trabajo para poder ingresar al vagón, porque siempre de 18:00 a 21:00 horas está lleno, a mi ya no me toca tanto el caos de la mañana, pero a la hora del regreso es imposible subirte a un tren y luego hasta sales asaltado”, comentó Daniel, habitante del municipio de Chimalhuacán y que utiliza diariamente este medio de transporte.
 

En tanto, Jorge Gaviño comentó que para mitigar el problema, el próximo año llegarán los nuevos trenes que tendrán una mayor capacidad y disminuirán los tiempos de espera.
 

El mes de su aniversario, es una época difícil para la Línea 1, debido a que es temporada de lluvias y las goteras dejan ver el tiempo que se ha dejado de darle mantenimiento al transporte, a pesar de que no hay inundaciones en las vías, las goteras son constantes en el interior de las estaciones y a lo largo de 18.828 kilómetros que recorren de Pantitlán a Observatorio.
 

“Dios santo y eso que la están arreglando, hoy vi al menos 12 goteras muy grandes en el camino del trabajo a mi casa, espero que no se inunde como en otras líneas, se ve muy bien, pero es algo que se tiene que trabajar, porque tiene un año que sufrimos de los mismo”, comentó Roberto Ramírez tras la lluvia que se registró el pasado 30 de agosto, la cual provocó que se suspendiera el servicio del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
 

Las filtraciones han sido las causantes de diversas inundaciones que han afectado toda la red del Metro; la Línea 1 es una de las que más ha sufrido este problema al igual que la Línea A (férrea), donde se ha tenido que suspender el servicio debido a los encharcamientos.
 

El ingeniero Martín Yáñez Naranjo, gerente de Obras y Mantenimiento del STC Metro, expresó que las filtraciones son difíciles de controlar, pese a que se ha trabajado para disminuirlas, el problema de las lluvias y las fugas en el sistema de aguas no ayudan y el líquido busca su camino.
 

Actualmente las estaciones Insurgentes, Boulevard Puerto Aéreo, Moctezuma, Balbuena, Salto del Agua, Cuauhtémoc, Sevilla, Merced y Pino Suárez, están casi completamente renovadas, Jorge Gaviño espera que al final de esta administración las 20 estaciones sean modificadas y así presentar una imagen diferente a la que tenía desde hace 48 años.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS