Muralistas de la Guerrero contra la violencia

El trabajo creativo de Liberalia Colectivo Itinerante se rebela contra la inseguridad en los barrios bravos
Elizabeth Miranda se asoma en una de las ventanas de su departamento, en cuya pared externa fue pintado un mural que representa la lucha femenina. (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
02/09/2017
01:11
ANAHÍ GÓMEZ
-A +A

La delegación Cuauhtémoc se nos presenta con todo y la Guerrero, una zona tatuada por la inseguridad, estigmatizada por la gente de afuera, por los que se asoman de vez en cuando y pasan casi corriendo. “¡Acá todos somos compas!”, dice una joven que camina por la colonia, mientras otra que pasa con tacones rosas y puntiagudos se le queda mirando con desagrado.

En el Eje 1 Norte Mosqueta, desde Aldama hasta Guerrero, se extiende el colorido, las formas hipnóticas y el arte en su esplendor más sorprendente. El corredor de arte urbano Buenavista-Guerrero, un proyecto de Liberalia Colectivo Itinerante, vuelve la vista a los llamados barrios bajos.

Según datos de la procuraduría capitalina y del Observatorio de la Ciudad de México, la Cuauhtémoc se ubica como la delegación más conflictiva. Sólo en 2016 se registraron 630.7 delitos de alto impacto por cada 100 mil habitantes. Buenavista, Guerrero, Morelos y Santa María la Ribera son consideras algunas de las colonias más peligrosas de la CDMX.

“Piensan que por estar en las zonas populares vas a delinquir, cuando la realidad es otra; también somos personas que luchamos y queremos salir adelante”, dice Claudia Barajas, representante legal de Liberalia, quien en conjunto con Deyanira Garduño, Julio César Barajas y Juana Garduño decidieron fundar ese colectivo dedicado a la búsqueda de oportunidades para los artistas independientes y a rescatar espacios públicos.

Los habitantes de la zona se vuelven parte sustancial del proyecto, ya que pueden ayudar en la hechura de cada obra; se trata de un trabajo que se nutre de la vitalidad colectiva.

En el corredor de la Guerrero los murales reflejan la exigencia de justicia por los 43 normalistas de Ayotzinapa, el ruego de todas las madres que viven con la carga de tener a sus hijos desaparecidos, el cosmos y la belleza que radica en las pieles morenas.

Con el tiempo se unieron al proyecto Geraldina Lázaro, Demian Pichardo, Valeria Fernández y Héctor Corral, a quien llaman Vocho. Ahora todos, con sus historias en conjunto, suman una fuerza enganchada a las arterias de la ciudad.

A pesar de la fama malandra que rodea a la Guerrero, la colonia es icónica en el imaginario colectivo. Entre sus corredores y avenidas crecieron grandes personajes como Cantinflas, Chava Flores, Manuel Esperón y la creadora de Memín Pinguín, Yolanda Vargas Dulché.

Así, engendrada en el barrio, Liberalia se desenvuelve sin fines de lucro, con la esperanza de desentrañar el arte y llevarlo al conocimiento público. Los artistas que participan son elegidos con base en una convocatoria a nivel nacional y por invitación del colectivo.