Mikel Arriola, ni avergonzado ni arrepentido de abanderar al PRI

El candidato dice que no tiene problema en desmarcarse de personajes del tricolor como Javier Duarte y Roberto Borge
A jóvenes de la Universidad Anáhuac campus sur les dijo que es “defensor de la vida desde la fecundación”. (CORTESÍA)
13/04/2018
01:04
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

Ni avergonzado ni arrepentido de abanderar el PRI para luchar por el Gobierno de la Ciudad, así se declaró el candidato Mikel Arriola.

Incluso desde su alma mater, la Universidad Anáhuac, aseguró a estudiantes que no tiene ningún problema en desmarcarse de gente corrupta como Javier Duarte y Roberto Borge. Sostuvo que él nunca se ha robado ni un peso.

“Que no les quede duda; soy un capitalino que busca cambiar las cosas, me indigna y me entristece que haya este tipo de gente”, reprobó el candidato.

Reiteró y agradeció al Revolucionario Institucional que hace unos meses abrieran las candidaturas a simpatizantes. Fue de esta manera, insistió, como llegó a ser el candidato al Gobierno de la Ciudad.

“En las demás fuerzas políticos son los mismos políticos de siempre”, recalcó el aspirante.

Arriola Peñalosa también aprovechó para aclarar a los jóvenes que sobre adopción entre parejas del mismo sexo y el aborto, “no atropellará los derechos de nadie”.

“Nunca condené a nadie. Como autoridad siempre he respetado y respetaré la opinión y la ley, pero es importante que sepan la postura de cada uno de los aspirantes. Yo estoy a favor de la vida desde la fecundación”, manifestó.

“No soy intolerante”. El ex director General del IMSS fue cuestionado por algunos alumnos respecto al tema del uso de la marihuana y de las relaciones entre parejas del mismo sexo.

De inmediato precisó que no es una persona intolerante y, sobre todo recalcó que los derechos son conquistas y cuando se jura un cargo también se jura cumplir la ley.

A los alumnos de la Anáhuac campus sur les dijo que son privilegiados porque estar en condiciones de pagar su escuela. Refirió que 75% de los aspirantes a entrar a la universidad pública se siguen quedando sin lugar.

Al presentar una política de jóvenes que implica inversión en preparatorias y universidades, así como potencializar becas desde el sector privado, Mikel Arriola garantizó trabajo a este sector en el gobierno una vez que gane la elección.

“Díganme y en dónde les gustaría”, el ex funcionario aclaró a los estudiantes que tienen que ir con una visión de servicio a la ciudadanía más que por una situación económica.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS