Marchan en Reforma contra el Metrobús

Opositores a la construcción del transporte aseguran que las unidades son contaminantes y se afectarán las áreas verdes
Cerca de 150 personas salieron del cruce de Arquímedes y Reforma rumbo al Parque Líbano, antes de Periférico, donde terminaron con un mitin. (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
06/09/2017
01:06
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

Opositores a la línea 7 del Metrobús marcharon por el Paseo de la Reforma, en la zona de Polanco, para insistir en la suspensión del proyecto actual, acusaron que se adquirieron camiones contaminantes y poco funcionales, además de que habrá más afectaciones en áreas verdes.

Cerca de las 10:30 horas, cerca de 150 personas, entre vecinos de las delegaciones Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Miguel Hidalgo, salieron del cruce de Arquímedes y Reforma hasta llegar al Parque Líbano, unas calles antes del Periférico, donde concluyeron con un mitin.

“Le pedimos al jefe de Gobierno que reciba a los ciudadanos y nos escuche, tenemos alternativas y la mejor intención de que haya un transporte limpio, que ayude a la ciudadanía y no se vuelva un dolor de cabeza”, dijo en el mitin Leopoldo Vargas, coordinador de uno de los 10 comités ciudadanos de Polanco.

Antes, Gustavo García, abogado de los inconformes y vecino de la colonia Granada cuestionó que el nuevo corredor de transporte no llegará a Santa Fe con los 90 autobuses de doble piso que se compraron para el proyecto, lo que sí ocurre con los autobuses de la red M1 y otras rutas a un costo de 4 pesos.

Los manifestantes amagaron con protestar de nuevo el 17 de septiembre en la Asamblea Legislativa, día en que el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera rendirá su quinto informe de actividades, además de prever la presentación de un cuarto amparo contra la obra.

El Gobierno capitalino ha defendido que con los autobuses de doble piso saldrán de circulación 130 unidades obsoletas y contaminantes, además se reducirán los tiempos de traslado de Indios Verdes a Polanco para 130 mil usuarios potenciales.

Debido a la protesta, la circulación en Reforma fue desviada durante 45 minutos, lo que afectó a automovilistas y usuarios del transporte público, debido al paso del contingente no había microbuses ni autobuses a la salida de la estación del Metro Auditorio, donde hacen parada.

Con consignas como “no al ecocidio” y “¡Mancera entiende, queremos áreas verdes!”, los manifestantes pidieron que no se toquen los parques El Mexicanito y Líbano para habilitar la infraestructura del Metrobús.

Señalaron que hay un “negocio publicitario detrás del corredor” por la instalación de anuncios que habrá en todas las estaciones.

La marcha terminó en el Parque Líbano, donde se construirá un retorno, al cual se oponen colonos por la posible tala de árboles.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS