“Las escaleras del edificio quedaron destrozadas”

Evacuan a inquilinos de unidad habitacional en la Doctores; en 2014 una torre fue declarada no apta para vivir en ella
El conjunto habitacional Morelos, en la colonia Doctores, tiene huellas de varios sismos, incluido el de 1985, pero con el de este jueves se acentuaron aún más. (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
09/09/2017
01:07
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

Entre gritos, la caída de pedazos de escaleras, el crujir de muros y una fuerte ondulación, así vivieron habitantes del conjunto habitacional Morelos, en la colonia Doctores, el temblor de 8.2 grados la noche del jueves, hecho por el cual las autoridades de Protección Civil evacuaron dos de las cuatro torres más altas hasta realizar un estudio a fondo que determine si aún se pueden ocupar los inmuebles.

Las torres Pegaso, Géminis, Centauro y Osa Mayor han resistido los sismos de 1985 y otros más recientes. Sin embargo, han sufrido desde entonces grietas y separación de los muros en los cubos de las escaleras, pero la noche del jueves este efecto fue más extremo, sobre todo en los dos último edificios, con separaciones de casi un metro, además de que quedaron despedazados varios peldaños, las “tapajuntas” o láminas que recubrían las separaciones se cayeron de los pisos y hubo algunas grietas en viviendas.

“Vivimos en el piso 13, no bajamos durante el sismo, el protocolo es no usar elevadores, pero las escaleras quedaron prácticamente destrozadas. Además mi mamá tiene 80 años y mejor esperamos”, comentó Laura García, una de las afectadas.

Adultos mayores tuvieron que aguardar en los departamentos durante el sismo y otros residentes bajaron como pudieron hasta la calle para buscar un lugar seguro.

“Estábamos muchos en cuclillas porque no nos podíamos quedar parados, no sabía si estaba mareada, nerviosa o qué pasaba, pero se nos hizo eterno”, dijo Leticia Rosales, vecina del edificio Osa Mayor, en el doceavo nivel, quien dijo que evacuó más rápido gracias a una aplicación para celular que se activó antes que la alerta sísmica de la capital.

Una situación similar vivieron en abril de 2014, cuando las autoridades ya habían declarado inhabitable la torre Centauro, que volverá a ser revisada; en ese entonces se hicieron algunos arreglos.

El temor, llanto y nerviosismo continuaron la mañana de ayer en Doctor Lucio, esquina Doctor Navarro, donde se ubican los edificios, pues personal de Protección Civil determinó que era riesgoso mantener a la gente en el interior, por lo que se pidió a los vecinos evacuar.

“Tienen que salir porque están en riesgo, sobre todo si ocurre una réplica”, dijo a los vecinos Cynthia Myurrieta, titular de Protección Civil en Cuauhtémoc, mientras personal acordonó las escaleras, mientras se aclara si hay riesgo estructural.

Para ello, se solicitó al Instituto para la Seguridad de las Construcciones realizar una evaluación y dictamen en ese sentido.

“Nos quedamos todos, bajo nuestro propio riesgo”, dijo un colono frente a Murrieta, quien calmó los ánimos al explicar que la delegación acondicionará un estacionamiento público como una especie de albergue.

Vecinos pidieron que les sea entregado por escrito el dictamen que emita el Instituto para la Seguridad de las Construcciones y que aporte elementos claros para definir si aún pueden habitar ahí; dijeron que hace tres años el gobierno capitalino llevó a cabo un estudio con el IPN pero no les dio los resultados.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS