¿Cómo es que la Torre Latino ha resistido 3 terremotos?

Esta construcción es muestra de un excelente trabajo de cimentación; resistió los sismos de 1957, 1985 y del pasado 19 de septiembre
La Torre Latinoamericana, a prueba de sismos
Foto:Archivo
27/09/2017
16:46
Rocío Alvarado Aznar
Ciudad de México
-A +A

De acuerdo con el ingeniero residente de la Torre Latinoamericana, Víctor Hugo Ariceaga Paredes, “el edificio se encuentra en lo que fue la parte del Lago de Texcoco, mismo que se desecó para fundar la Ciudad de México durante la Nueva España. Sin embargo, esta área es una de las más bajas del Valle de México y por debajo de las construcciones, el agua que escurre de las montañas que circundan a la urbe sigue fluyendo. Por esta razón el suelo está saturado de agua”.

Los estudios que se hicieron al suelo consideraron esto como parte de su diseño, por lo que se decidió aprovechar la presencia de este líquido para instalar capas de grava intermedias. De ahí que los ingenieros que diseñaron la cimentación hayan trabajado bajo tres principios.

1. Apoyo directo

Este se logra con los 361 pilotes fijos a la losa de cimentación, los cuales son de tipo Buttom Bottom, los cuales brindan soporte vertical apoyados directamente sobre un estrato resistente. Su resistencia individual máxima es de 80 toneladas, se consideró para que trabajen a 36 toneladas y durante un sismo hasta 50 toneladas. Entre la superficie de planta baja y el estrato resistente de grava donde descansan hay 33 metros de profundidad.

El edificio con una altura de 181.33 metros está empotrado en el suelo gracias a la presencia de un cajón de cimentación

2. Flotación

La base del cajón es la losa de cimentación de la que se desplantan los pilotes. El cajón, con una profundidad equivalente a tres pisos, hace las veces de un tonel. Esta característica le permite flotar y mantenerse impermeable, evitando que tenga filtraciones al interior para que no se hunda. En este caso el peso del edificio es menor al empuje del agua que desplaza por el volumen que tiene y, en esta condición, es cuando se aplica el principio de flotación.

3. Compensación

Este principio se logra gracias a la sustitución de masas. Ya que, para construir el cajón de cimentación, se tuvo que hacer una excavación, se retiró el suelo que existía y esa masa se compensa con parte del peso del edificio.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS