Indagan nexos entre crimen y colombianos

PGJ detiene a dos; hacían tratos con delincuentes de Tepito; prófugo, presunto líder de sudamericanos que lavan dinero
Foto: secuestro de colombianos termina con persecución y asesinato en pleno Viaducto. (Francisco Rodríguez El Gráfico)
18/05/2018
01:00
David Fuentes
-A +A

[email protected]

La procuraduría capitalina, en cooperación con autoridades federales, buscan a otro colombiano que llegó de Guadalajara, el lunes pasado, junto con sus connacionales que fueron levantados la tarde del miércoles, lo que dejó como saldo a uno de ellos muerto, el otro herido y, además, un mexicano detenido; este último reveló a las autoridades datos importantes sobre el incidente.

Horas después, la procuraduría acudió al hotel donde se hospedaban los colombianos y capturó a uno más, pero otro está prófugo.

Las primeras indagatorias revelan que los colombianos identificados como Yelmar “N”, de 31 años, quien fue rescatado y se encuentra herido en el Hospital Rubén Leñero en calidad de detenido, y Pablo Alonso “N”, encontrado sin vida el miércoles pasado dentro de una camioneta Lincoln Navigator, modelo 2003 con placas W32AWJ, aparentemente llegaron a hacer “tratos” con delincuentes asentados en Tepito.

Revelaron que se hospedaron en un hotel ubicado en la calle Tipografía, de la colonia 20 de Noviembre. De acuerdo con lo declarado por uno de los detenidos, los sudamericanos aparentemente intentaron tener un acercamiento con otra célula criminal asentada en el sur de la Ciudad, con las que estaban reunidos cuando fueron levantados.

Lo asentado en la carpeta de investigación FCH/CUH-7/UI-2S/D/01657/ 05-2018 detalla que los colombianos comían en un restaurante como parte de una invitación que le hicieron unos “amigos mexicanos” —sin que proporcionaran nombres o detalles de ellos— cuando llegaron hombres armados que se identificaron como agentes de la PGR y les dijeron que los iban a detener y por la fuerza se los llevaron en dos vehículos: dentro del auto, narró el sobreviviente, los iban golpeando y torturando.

A Yelmar “N” se lo llevaron en un Tiida color arena con placas MJL7921, el vehículo fue interceptado por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública sobre la calle Isabel la Católica y José T. Cuéllar, de la colonia Obrera, después de un intercambio de disparos, incluso, los secuestradores para poder darse a la fuga atropellaron a una persona que caminaba por el lugar.

Ahí mismo se detuvo a uno de los secuestradores, quien dijo responder al nombre de Pedro “N”, y al colombiano, a quien se le encontró un arma de fuego calibre 9 milímetros y tenía una herida de bala en la pantorrilla.

En otro punto de la Ciudad, sobre Viaducto Miguel Alemán, se encontró el cadáver de Pedro Alonso dentro de la Lincoln Navigator; al momento de rastrear la procedencia del vehículo se supo que pertenece a una mujer colombiana con residencia en la colonia Nápoles.

Los sudamericanos no han querido revelar a las autoridades qué hacen en la Ciudad y por qué viajaron de Jalisco a este punto. Al tiempo que solicitaron la intervención de su consulado, han caído en contradicciones.

En una revisión del Sistema Penitenciario local no se encontró antecedentes de ellos, por lo que se cree que tenían pocos días en el país.

El colombiano detenido aseguró que trabaja en la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de su país, información que no se ha corroborado por las autoridades.

Además del detenido y su compañero encontrado sin vida, uno más fue capturado en el hotel donde estaban hospedados y otro, a quien identificaron como Iván Sánchez y quien cuenta con antecedentes penales por el delito de robo y extorsión, está prófugo.

Este último es señalado por las autoridades como líder de una célula de colombianos que se dedica al lavado de dinero a través del método conocido como “gota a gota”, prestan dinero con facilidades a comerciantes y ambulantes de la zona Centro, por lo que no se descarta que la agresión que sufriera sea a consecuencia de una disputa por este negocio con los integrantes de La Unión de Tepito.

Ahora, y como parte de la investigación, la procuraduría local hace un rastreo de los agresores, hasta el momento prófugos, pues se dividieron para evitar ser detenidos. Los que conducían la camioneta Lincoln se escondieron en las delegación Venustiano Carranza y los del Tiida color arena, son buscados en la colonia 20 de Noviembre.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS