Historia. Tras dejar las drogas, sus diseños viajan por todo el mundo

En el Colectivo Rey Calavera, fundado hace 10 años por Daniel Velázquez, los jóvenes aprenden a producir aerografía para autos, motos, playeras, rótulos, publicidad y murales con temas alusivos a referencias mexicanas
El Colectivo Rey Calavera actualmente vende sus productos en México, EU, Panamá, Costa Rica y algunos países de Europa (Foto: Instituto Nacional de Economía Social)
14/12/2017
21:20
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Tras decidir dejar atrás su pasado en el mundo de las drogas, la violencia y vivir en las calles, Daniel Velázquez Juárez es hoy un joven que gracias a sus ganas por salir adelante y con el apoyo recibido por el Instituto Nacional de Economía Social (INAES), sus diseños viajan por todo el mundo.

Originario de la colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, en la delegación Iztapalapa, la demarcación más poblada y también una con los índices más altos en marginación y pobreza, Daniel Velazquez decidió un día darle un rumbo diferente a su vida y con esa convicción fundó hace diez años el Colectivo Rey Calavera, un proyecto que consiste en enseñar un oficio a los jóvenes de esta colonia que como él, padecieron las mismas vicisitudes y ahora han decidido generar un cambio en sus vidas.

En este colectivo, los jóvenes se encargan de la producción de aerografía para autos y motos, playeras, rótulos, publicidad y murales con temas alusivos a referencias mexicanas, como son el Día de Muertos y las tradiciones prehispánicas.

Para obtener un apoyo económico, Daniel y sus compañeros del colectivo participaron en una convocatoria del INAES y tras ser seleccionados recibieron un apoyo con el que adquirieron planchas, pulpos, secadoras, aerógrafos y pintura necesaria para llevar a cabo su actividad.

“Lo que más nos motiva es lo mucho que hemos avanzado a través de los años. Tenemos personas que han ido dejando sus adicciones y se han hecho de un espacio dónde vivir después de vivir en la calle, y hoy por hoy contamos con un taller completo que permite que hagamos nuestro trabajo de manera profesional. Creemos que el futuro ofrece muchas oportunidades para ayudar a gente de nuestro barrio y comenzar a replicar nuestro trabajo en otros barrios de la ciudad de México y el país”, comenta el fundador del colectivo.

Debido a la aceptación que ha tenido su trabajo, actualmente este colectivo vende sus productos en todo México, Estados Unidos, Panamá, Costa Rica, e incluso algunas naciones de Europa.

A pesar de que el Colectivo Rey Calavera ha tenido mucho éxito, el sueño de Daniel no termina ahí, por lo que este proyecto busca seguir inculcando a más jóvenes que con dedicación, trabajo y esfuerzo se pueden mejorar sus condiciones vida sin la necesidad de delinquir para lograrlo.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS