Gasto social no acabó con pobreza: Mikel

Acusa que el presupuesto se incrementó hasta 140%; dice que la izquierda utiliza apoyos para condicionar el voto
El abanderado del PRI en la CDMX, Mikel Arriola, dice que de ganar habría condiciones de donar terrenos de la capital para construir más universidades; una de ellas, en el área del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. (ESPECIAL)
11/04/2018
00:47
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

En aproximadamente cuatro años, en la Ciudad de México aumentó 140% el gasto en programas sociales y la pobreza extrema en lugar de disminuir empeoró, alertó Mikel Arriola Peñalosa, candidato del PRI al Gobierno de la capital de la República.

Al presentar un diagnóstico y una serie de propuestas en materia económica, el abanderado del tricolor garantizó que él, a diferencia de los gobiernos clientelares del Partido de la Revolución Democrática y Morena, integrará a todos los ciudadanos en los programas, sin distingo de condición social y económica.

Lamentó que la izquierda sólo haya creado los programas para condicionar el voto, pues lo que se ha visto en los últimos 20 años es clientelismo que no favorece para erradicar la pobreza en la capital del país.

Desde su casa de campaña, sostuvo que dar a cuenta gotas los recursos públicos a través de programas sociales ha generado más pobreza.

Arriola Peñalosa refirió que 28% de los habitantes en la Ciudad se encuentran en pobreza y 7.7% están por debajo del bienestar mínimo.

“Morena y PRD, apellidos de la pobreza administrada. Son personajes que se han dedicado a sólo dar por intención y no sacan a la gente de sus carencias”, declaró el candidato.

Fue más allá al señalar que por este clientelismo Alejandra Barrales Magdaleno, candidata de la coalición Por la Ciudad de México (conformada por PAN, PRD y Movimiento Ciudadano), ha ganado casi 100 millones de pesos. Lo que hacen, recalcó Arriola, es pobreza administrada.

Demostró que a pesar del potencial económico de la capital, la Ciudad de México vive al día. Tan sólo en 2016, el gasto del Gobierno fue de 220 millones de pesos y representó 7.4% del PIB de la Ciudad.

Propuso una estrategia para mejorar la calidad de vida de todas las familias, que versa sobre los ejes de bienestar social, fortalecimiento económico y fomento al empleo.

Se comprometió a impulsar programas y apoyos para eliminar las barreras de acceso a la educación y así lograr igualdad de oportunidades y reducir el porcentaje de personas con rezago educativo en 28.5%.

“Reduciremos los gastos de los estudiantes y sus familias, con acceso al Metro y Metrobús gratuito”, dijo.

Incluso, explicó que hasta habría condiciones de donar terrenos de la capital del país para construir más universidades. Pondría a funcionar universidades tecnológicas, una de ellas en el área del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Aseguró que todas sus propuestas se pueden llevar a cabo con Planeación Financiera y Control de Gasto, llevando las finanzas al equilibrio para generar un entorno económico saludable que incentive la inversión

Además, hizo hincapié de que generará incentivos para la creación de empleos formales y la inversión, de la mano de la desregulación y digitalización de trámites burocráticos para acabar con la corrupción.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS