Atrapan a dos falsos supervisores del Invea

Pareja extorsionaba a comerciantes para no clausurar su negocio; el inculpado tenía antecedentes penales por el delito de robo
La pareja tenía uniformes y credenciales del Instituto de Verificación; de ser encontrado culpable el hombre podría pasar hasta 8 años en la cárcel. (ESPECIAL)
22/01/2018
02:09
David Fuentes
-A +A

[email protected]

Una pareja de delincuentes y extorsionadores fueron detenidos en flagrancia por elementos de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ CDMX), luego de que fueran denunciados por varios comerciantes en la delegación Gustavo A. Madero de exigirles una cuota semanal para no clausurar desde tienda de abarrotes, restaurantes, cantinas y otros giros en la demarcación, para esto se hacían pasar por empleados del Instituto de Verificación Administrativa (Invea).

Según los denunciantes, los presuntos supervisores se presentaban con ropas y credenciales del Invea de la Ciudad de México, bajo el argumento de realizar una “revisión de rutina”, en las cuales encontraban varias fallas en los negocios, después amenazaban a los propietarios con clausurarles el negocio; para evitarlo les pedían a cambio una fuerte cantidad de dinero que sería cobrado semanalmente. La estafa era tan buena, que varios cayeron en este juego.

Sin embargo, hubo comerciantes que tenían todos sus documentos en regla y se negaron a pagar la extorsión, en cambio, acudieron a las oficinas del Invea a denunciar a los supuestos empleados del organismo, ahí se dieron cuenta que no trabajaban en el instituto y que llevaban más de seis meses operando de esta manera en varios puntos de la ciudad, tras lo cual se implementó un operativo para su detención cuando pasaron por el ‘pago’ de los comerciantes en la Gustavo A. Madero.

En este caso, el Fiscal Especial de Investigación para la Atención del Delito de Secuestro, Willy Zúñiga Castillo, dio a conocer en conferencia de prensa que la fiscalía a su cargo aportó las pruebas necesarias para que un juez de control los vincule a proceso, imponiéndoles como medida cautelar la prisión preventiva justificada, en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente al sujeto, y a la mujer la firma periódica y la prohibición de acercarse al local.

De acuerdo con Zúñiga Castillo, el 30 de diciembre de 2017 los acusados acudieron al establecimiento y se entrevistaron con el afectado, a quien le dijeron que pertenecían al Invea, le pidieron una cantidad de dinero para no clausurar el lugar y poner en orden sus papeles; sin embargo, en ese instante el afectado sólo pudo entregarles una parte.

El pasado 15 de enero, detalló el fiscal, el sujeto y su cómplice volvieron al negocio con la intención de recibir el dinero restante, pero la víctima les comentó que no lo había reunido, por lo que el indiciado le dijo que regresarían al día siguiente.

Ante la situación, el agraviado acudió a las oficinas del Invea, donde le notificaron que las personas que se presentaron como empleadas de la institución no laboraban ahí, por lo que el hombre decidió presentar la denuncia correspondiente; ante ello, el agente del Ministerio Público de la Fiscalía para la Atención del Delito de Secuestro dio intervención a agentes de la Policía de Investigación, quienes acompañaron al afectado a su negocio.

Una vez que el imputado y su copartícipe regresaron para recibir el dinero, agentes investigadores los detuvieron y los pusieron a disposición del representante social, quien inició una carpeta de investigación por el delito de extorsión.

Mediante trabajos de inteligencia se estableció que el hombre cuenta con antecedentes penales por los delitos de tentativa de robo de vehículo y robo calificado, ambos cometidos durante 2005.

El fiscal Willy Zúñiga Castillo destacó que de encontrarse penalmente responsable del ilícito que se le imputa, el sujeto podría alcanzar una sentencia de hasta ocho años en prisión.

Mantente al día con el boletín de El Universal