Analizan otra reforma a Ley de Reconstrucción

La intención es garantizar que con el cambio de gobierno no se frenen trabajos, dice comisionado; asegura que la prioridad es tener los censos de damnificados para la Plataforma CDMX
Comisionado para la reconstrucción de la CDMX, Édgar Tungüí Rodríguez. Foto: ESPECIAL
19/03/2018
00:29
Phenélope Aldaz
-A +A

[email protected]

Con la llegada de un nuevo jefe de Gobierno, la continuidad de los trabajos de reconstrucción de la Ciudad de México tras el sismo del 19 de septiembre podrían estar en riesgo.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el comisionado para la reconstrucción, Édgar Tungüí, adelantó que ante ello los siguientes meses se hará un análisis de la Ley y el Programa para la Reconstrucción, a fin de determinar las modificaciones necesarias, mismas que deberán estar listas antes de que concluya esta administración.

Con apenas unas semanas en el cargo y atendiendo a sus reuniones aún desde la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse) —de la cual era titular—, en tanto está lista su nueva oficina, dijo que aunque su cargo no tiene un plazo, mantenerse al frente de la comisión dependerá de quién gane las próximas elecciones.

Édgar Tungüí afirmó que sus objetivos a corto plazo son concluir los censos de daños que dejó el sismo, habilitar la Plataforma CDMX y dar transparencia al ejercicio de los recursos destinados a la reconstrucción.

Reconoció que uno de sus principales retos es recuperar la credibilidad de la gente, pues los escándalos sobre el mal uso de los recursos y la renuncia del anterior comisionado generó incertidumbre entre los damnificados.

Tuvo una reunión con el ex comisionado, Ricardo Becerra, ¿qué balance le entregó?

—Dos días después de haber recibido el cargo por parte del jefe de Gobierno (Miguel Ángel Mancera), me reuní con el ex comisionado para que me entregara un informe de cuál era la situación en la que recibíamos la comisión. Me parecía que era importante saber cuál era el trabajo que se hizo en este tiempo, para no partir de cero, sino conocer en dónde estamos parados y retomar los trabajos.

Recordemos que en enero se presentó el Programa de Reconstrucción, que era de las primeras labores que tenía la comisión a su cargo y en donde se definían 45 líneas de acción o subprogramas, con responsables cada uno de ellos —son cerca de 28 entidades tanto de Gobierno como de la sociedad civil o áreas académicas, las que tienen están a cargo—; lo importante era saber en qué va cada uno. Tenemos programas a corto, mediano y largo plazo.

¿Y cómo estamos a seis meses?

—Hay tres puntos importantes que como comisionado estoy retomando y dándoles impulso. El primero es la Plataforma CDMX, porque de acuerdo con la Ley de Reconstrucción es la que va a dar certeza jurídica a los que requieran los apoyos. Entonces, primero revisar cuál es la situación de la plataforma, faltan muchos datos, falta ordenar muchas situaciones, necesitamos que estén todos los censos vaciados a ésta, que es en el segundo punto en el cual nos queremos avocar, terminar los censos que marca el propio programa y para esto ya me he reunido tanto con la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) como con Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), el Instituto para la Seguridad de las Construcciones para ver en qué avance vamos —todos ellos llevan un avance importante—.

Tenemos que ver cuál es el universo de gente por atender, porque si no, no podríamos incluso hablar de cuáles son los porcentajes de avance que tenemos en la atención, para que los recursos que tendremos que bajar para atención de los programas vayan ligados a estos censos, a estos damnificados que estamos ubicando.

De los 45 programas que integran el Plan de Reconstrucción, ¿qué avances se tienen en ellos?

—Hay algunos que están cumplidos, de eso tendremos que dar cuenta en los próximos días, para marcarlos como concluidos. Además estamos aprovechando para revisar de manera paralela el programa. ¿Qué es muy importante ahorita como trabajo de la comisión?, de entrada darle certeza, certidumbre, recuperar la credibilidad de la gente, sobre todo con el tema de la transparencia de nuestras acciones, de los recursos que se vayan a ejercer en la reconstrucción.

Además, me parece que tendremos que dejar sentadas las bases para que la reconstrucción pueda continuar sin importar quién llegue al poder después de las elecciones. Tendremos que hacer de forma paralela un análisis jurídico, tanto de la ley como del programa y si hubiera algo qué reforzar, hacerlo; trabajar de la mano con la Asamblea Legislativa y el Ejecutivo, para dejar sentadas las bases y que los afectados tengan la certeza de que quien llegue al poder continuará con el Programa de Reconstrucción.

¿Podrían entonces enviar nuevas modificaciones a la ley?

—Ahora no puedo decir si tendremos que modificar algo, pero sí es una valoración que vamos a empezar dentro del seno de la comisión, es importante dejarle esa seguridad a la gente.

¿Su cargo tiene un plazo?

—No, en realidad no…

Es decir, si el nuevo jefe de Gobierno así lo decide, ¿podría mantenerlo en el cargo?

—Esa será una decisión de quien llegue, yo por lo pronto estaré concentrado a que en el lapso de esta administración dejemos las cosas encaminadas, resueltas todas las que se puedan y encaminadas el resto, sobre todo los planes a mediano y largo plazo, de tal forma que si llegara otro comisionado —porque así lo decidiera el jefe de Gobierno entrante— que no haya problemas. Lo que queremos es que quien llegue no tenga que empezar de cero, sino que ya haya los lineamientos suficientes para que pueda continuar con el trabajo.

¿Cómo quedó la relación entre la comisión y la Asamblea luego de la polémica por el mal uso de los recursos para la reconstrucción?

—La comisión tendrá que trabajar de la mano con la Asamblea Legislativa, de hecho la Ley de Reconstrucción le da todavía atribuciones y facultades, entonces tendremos que caminar juntos. Esto no es un tema político sino de apoyo a la gente y así debemos que entenderlo ambas partes.

¿Se ha reunido con los diputados que fueron señalados del mal uso de los recursos?

—No, hemos tenido comunicación y me he reunido con otros diputados que me han acercado a sus representados, a sus grupos de vecinos y seguiremos sobre esa misma ruta.

¿Le parece que fueron suficientes las reformas para garantizar la transparencia de los recursos?

—No sabemos si son suficientes, en lo que sí, me parece que ya dejan en manos de la comisión este visto bueno de las acciones que se tendrán que emprender, y ya nos toca a nosotros establecer los mecanismos para darle transparencia a los mismos; sobre todo darle credibilidad a nuestro trabajo y certeza a la gente.

¿Cómo será el procedimiento para la aprobación de los proyectos?

—Lo que establece la modificación del Decreto de Presupuesto de Egresos es que se presenta ante la comisión, ésta los analiza y los que procedan se les da un visto bueno, luego se le comunica a Finanzas, mediante un oficio. El ejercicio del gasto será responsabilidad de cada uno de los entes ejecutores y sólo nos tendrán que informar cómo están ejerciendo el recurso para nosotros transparentarlo.

¿Usted determinará los montos?

—Lo que debemos determinar son acciones y tendremos que ver que estén ligadas a los montos o sustentados. Ya el procedimiento de adjudicación y el ejercicio de los mismos son responsabilidad de cada área.

¿Qué dependencias ya han realizado la entrega de sus proyectos para la reconstrucción?

—La Agencia de Gestión Urbana, Secretaría de Obras, Sistema de Aguas, Sedeso, prácticamente todas nos han comunicado sus necesidades. Ahorita lo que estamos haciendo es integrar todo el cuadro de necesidades. Estamos pidiendo que las acciones que nos están solicitando vayan amarradas a la Ley y el Programa de Reconstrucción, de tal forma que cuando lo presentemos a la comisión no haya duda de cuál es el objetivo de cada una de estas acciones.

EL UNIVERSAL dio cuenta de que los recursos para la reconstrucción ascienden a poco más de 12 mil millones de pesos, ¿le parecen un monto suficiente?

—No lo sabremos hasta tener la totalidad de los censos, eso nos podrá decir si son suficientes o no. Tampoco se trata que en este año podamos concluir con el tema de la reconstrucción, el jefe de Gobierno (Miguel Ángel Mancera) ha dicho que tendrá que ser una labor de varios años, lo que sí me parece es que tendremos que atender de inmediato a la gente que todavía sigue en los campamentos por ejemplo, esa es una prioridad.

Tendremos que revisar el tema de la mitigación del riesgo, si todavía hay edificios que ponen en riesgo la seguridad de las personas, de las vialidades. También habremos de concentrarnos en el programa de demoliciones que trae la Secretaría de Obras; revisar el tema de grietas en la delegación Tláhuac, ver el grado de vulnerabilidad que nos está representando esto.

Tenemos mucho trabajo que hacer en la comisión para priorizar el ejercicio del gasto. Recordemos que la comisión no tiene injerencia en autorizar todo el presupuesto, es básicamente lo que marca el artículo 14 , hay otros programas que las dependencias podrán usar para el tema y en donde sí pediremos que nos informen para incluirlo en la plataforma.

Ahora que mencionó el tema de los campamentos, ¿cuántos todavía se tienen?

—Los que tenemos reportado son 27, no en todos vive gente, en algunos son sólo guardias que montan para cuidar sus predios, las pertenencias que no han podido recuperar de los edificios. Hemos empezado ya una revisión de los mismos, es un trabajo conjunto entre Sedeso, Obras y la propia Seduvi, para ver qué es lo que está sucediendo. Le pedí al jefe Vulcano, a Raúl Esquivel, que nos ayude con esta labor de ir visitando desde la comisión a cada uno de estos inmuebles, para tener información actualizada y lo que esté a nuestro alcance facilitarlo, para que podamos ir retirando estos campamentos.

El ex comisionado para la reconstrucción hizo énfasis en que la certidumbre jurídica respecto de los inmuebles afectados por el sismo, es de los principales señalamientos que le hicieron las personas durante sus recorridos.

—Sí, me parece que es uno de los principales ejes que tendremos que cuidar y atacar; ahorita por lo pronto en algunas de las reuniones que tuvimos con vecinos es precisamente lo que piden: certeza jurídica, saber qué es lo que va a suceder. Tenemos diferentes escenarios, desde la gente que sí puede demostrar la propiedad de sus bienes, hasta quien no la tiene demostrable porque fue herencia y el traslado de dominio nunca se regularizó formalmente. Entonces traemos ese vacío y tendremos que ver cómo regularizar estas situaciones.

Ahora que inicien las campañas electorales, ¿cómo operará la comisión a su cargo?

—No podemos parar las actividades de la comisión, eso es definitivo, porque hay mucha gente que necesita el apoyo afuera, estamos revisando jurídicamente qué restricciones tendríamos para no caer en ningún supuesto de delitos electorales.

El jefe de Gobierno ha dicho que la reconstrucción podría durar seis años, ¿mantiene esa proyección?

—Ahorita lo mantendría, pero eso tiene que irse modificando conforme vayamos avanzando en el tema. Repito, es muy importante contar con el censo, tener el universo de gente que necesitamos ayudar y eso nos permitirá saber dónde estamos parados y calcular el tiempo que nos llevará la reconstrucción

A seis meses del sismo del 19 de septiembre, ¿cuáles son sus objetivos a corto plazo y hacia el cierre de la administración?

—Los ejes en que me quiero concentrar ahora es la plataforma, censos y que los recursos lleguen a las dependencias que lo requieren. Eso a corto plazo, no más de un mes, no necesariamente que se acaben pero sí que empecemos a ver resultados, avances significativos que nos permitan ir vis-lumbrando qué es lo que sigue. Al término de la administración, revisar el programa y la ley, de tal forma que le demos certeza a la gente de que con el cambio de Gobierno no van a dejar de recibir los apoyos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS