Al rescate de las especies en peligro en la CDMX

La Ciudad de México ha logrado con éxito la reproducción del lobo mexicano, el cóndor de California, el conejo teporingo y el ajolote, todos a punto de la extinción
Gracias a los programas de conservación han nacido 38 ejemplares del cóndor de California que actualmente están en vida libre en Baja California; tres nacieron en el Zoológico de Chapultepec. Foto: GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL
14/05/2018
00:59
Sandra Hernández
-A +A

[email protected]

El lobo mexicano, el cóndor de California, el conejo teporingo y el ajolote, son sólo algunas especies de animales que en México están siendo amenazadas, principalmente por la destrucción de sus ecosistemas. De acuerdo con la Lista Roja de Especies en Peligro de Extinción, el lobo mexicano es considerado extinto en su medio salvaje, el cóndor de California está en peligro crítico de extinción, el conejo teporingo se encuentra en peligro de desaparecer y el ajolote, que es una especie endémica de Xochimilco, también se encuentra en peligro crítico de extinción.

Ante la problemática, los zoológicos de la Ciudad de México llevan a cabo programas de conservación para preservar estas especies, y en algunos casos reintegrarlos a su medio.

Los programas de lobo mexicano y cóndor de California son trinacionales con el apoyo de Estados Unidos y Canadá, en los que confluye un equipo de expertos veterinarios, biólogos y genetistas, quienes determinan las acciones de reproducción bajo cuidado humano y el manejo de las parejas reproductoras.

Se considera que el costo de los programas de conservación es implícito, pues no necesitan una inversión directa, ya que se trata de mantener en buen estado de salud a los ejemplares.

La alimentación para estas especies está incluida en la inversión que realizan los zoológicos anualmente, que es de 36 millones de pesos.

Genes de oro

La pareja de lobos mexicanos, que procreó siete individuos (seis machos y una hembra) el año pasado, es considerada “genéticamente muy valiosa”, pues pueden servir de pie de cría para otras generaciones. Esta línea genética es propia de la Ciudad de México y se llama “la línea genética San Juan de Aragón”.

c6-coyote_60451191.jpg
Los zoológicos capitalinos han aportado 50% de la población total de lobos mexicanos en el país, que es de 150 ejemplares.
 

“Esto es muy importante porque logramos que estos lobitos llegaran a la edad adulta, en perfecto estado de salud. Ya tienen un año y están prácticamente del tamaño de los padres, ha sido un éxito este programa”, afirmó la directora general de Zoológicos y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, Claudia Lewy Sánchez.

De acuerdo con las autoridades, los zoológicos capitalinos han aportado 50% del total de la población de lobos mexicanos que existen en todo el país, que es de 150 ejemplares. Esta especie se encuentra amenazada debido a un exterminio masivo entre los años 50 y 70. Se pensaba que los lobos transmitían la rabia, por lo que eran envenenados.

zoologico_60451497.jpg
Claudia Lewy está al frente de Zoológicos y Vida Silvestre de la capital del país.
 

“Es muy importante determinar la estrategia del grupo que se va a liberar. Se había intentado liberar parejas reproductivas, sin embargo para favorecer la supervivencia de la especie en vida libre ahora se está pensando en liberar familias o hembras gestantes con un macho”, explicó la directora.

El grupo asesor del programa de conservación del lobo mexicano determinará el momento en que los individuos —que nacieron hace un año—, deban ser separados, los cuales podrían ser enviados a zoológicos de la República Mexicana o incluso de Estados Unidos.

Ave prehistórica en CDMX

De las cuatro especies de aves carroñeras que vivieron hasta el final del pleistoceno, hace unos 2 millones de años, sólo han sobrevivido dos: El cóndor de los Andes y el cóndor de California. Este último se ha logrado preservar gracias a los programas de conservación que han permitido el nacimiento de 38 ejemplares que actualmente están en vida libre en el Parque Nacional de San Pedro Mártir en Baja California; de ese total, tres nacieron en el Zoológico de Chapultepec.

Actualmente en este recinto hay tres individuos: la pareja reproductiva, que provino de San Diego, California, Estados Unidos, y su cría de un año que nació en la Ciudad de México.

A diferencia de sus padres, Kukapá es un ave que se distingue por su color negro. Cuando llegue a la madurez, mudará de pelo, y sus alas llegarán a medir dos metro de largo cuando se encuentren totalmente extendidas.

Este animal es muy vterritorial. Para defender a su cría los padres inflan su cuello, lo que significa una advertencia para los depredadores.

Kukapá, prevén sus cuidadores, será liberado entre julio y agosto de este mismo año en San Pedro Mártir.

“Él tiene la ventaja que fue criado por los padres y pensamos que su reintegración será más fácil”, explicó Lewy.

A estos animales se les colocan aparatos para monitorear sus trayectos y rangos de vuelo para saber hacia dónde se extenderá la población.

Conejo rumbo a Japón

El zacatón es una planta que crece en los pastizales de México y es el alimento para el conejo teporingo, también conocido como conejo de los volcanes.

Estos animales, que se encuentran en peligro de extinción, no pueden regresar a su hábitat debido a que los pobladores quitan el zacatón para ocupar la tierra y cultivar papa.

El Zoológico de Los Coyotes, en la delegación Coyoacán, tiene más de 20 años en realizar el programa de conservación de los teporingos.

Actualmente existe una comunidad de ocho individuos en este lugar. Los que han nacido en las últimas dos décadas se han enviado a diversos zoológicos de México e incluso de Japón.

“Hemos hecho intercambios con el Zoológico de Higashiyama en Nagoya, Japón. Ellos tenían un conejito muy parecido y se extinguió. Los japoneses tienen mucho aprecio por los conejos y les interesó mucho. Les dimos una capacitación y ellos han mantenido y reproducido esta especie”, explicó la directora.

c6-tepo_60454395.jpg
En el Zoológico de Los Coyotes hay ocho conejos teporingos. Los que han nacido ahí incluso se han enviado a Japón.
 

Ajolote, especie amenazada

El ajolote es un anfibio endémico de Xochimilco. Su cuerpo es similar al de un renacuajo de unos 15 centímetros de largo y se distingue por sus branquias que se extienden desde la base de su cabeza hacia afuera.

Esta especie está en peligro de desaparecer, debido a que su hábitat se ha ido contaminando con el paso de los años.

c6-ajo_60451077.jpg
La contaminación en los canales de Xochimilco está provocando la extinción del ajolote.
 

“Ellos son anfibios y necesitan ciertas condiciones del agua para poder sobrevivir. Cuando un cuerpo de agua está contaminado empieza a crecer lama y lirio acuático, lo que impide que el agua se oxigene adecuadamente y se empiezan a acumular sustancias tóxicas, lo que provoca su muerte”, explicó la directora de Zoológicos, Claudia Lewy.

Debido a que los canales de Xochimilco se encuentran en mal estado, en el recinto de Los Coyotes se han destinado peceras donde se ha instalado un filtro para limpiar el agua y mantener en buen estado a los ajolotes.

Si bien esta especie se encuentra dentro de un programa de conservación, todavía no puede ser reintroducido en su medio ambiente, pues los ejemplares corren el riesgo de fallecer por el mal estado en que está el agua.

De acuerdo con la funcionaria, la población de ajolotes que habita tanto en Los Coyotes como en Chapultepec son objeto de investigación para su preservación de parte de estudiantes que llegan a los zoológicos provenientes de México y del extranjero.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS