Trucos para reducir el impacto de los carbohidratos

Todo depende de la manera en cómo lo vayas a cocinar
carbohidratos
Consumir frutas sin madurar, como el plátano, son fuentes de almidones resistentes a la digestión. (Fotos: Pixabay)
08/05/2018
14:22
Angélica Peralta
CDMX
-A +A

Como sabemos, los carbohidratos son los encargados de aportar energía a nuestro organismo ya que durante la digestión se convierten en glucosa, lo que le da energía necesaria para mantenernos activos.

Sin embargo, si se comen sin control nos provocan aumento de peso corporal, por ello, algunos investigadores han descubierto que los alimentos altos en carbohidratos como la papa, el arroz, el pan y la pasta se hacen más resistentes a la digestión cuando se preparan maneras especiales.

Pero, ¿cómo hago para minimizar el daño de los carbohidratos a mi cuerpo?

1. Consumir almidones resistentes

De acuerdo con Mercola.com, los almidones están compuestos de glucosa -el componente principal de los carbohidratos- cuando consumes alimentos con almidón, aumentará los niveles de azúcar en la sangre.

Por ello, los almidones resistentes pasan a través del sistema digestivo sin descomponerse, lo que significa que no elevan los niveles de azúcar en la sangre ni la insulina y terminan alimentando a las bacterias intestinales beneficiosas.

Los derivados de este proceso de fermentación intestinal son los ácidos grasos que ayudan a disminuir la inflamación, mejoran la función inmunológica, normalizar la presión arterial y disminuyen el riesgo de enfermedades del corazón y de ataques cardíacos.

almidones_resistentes.jpg
 

Artículo

6 alimentos que desgastan los dientes

Al terminar de consumir alimentos que tengan azúcar o ácidos, lávate los dientes
6 alimentos que desgastan los dientes6 alimentos que desgastan los dientes

2. Cocción y enfriamiento del almidón

Una investigación menciona que el contenido del almidón resistente incrementa cuando los alimentos cocinados y enfriados son recalentados.

Se dice que consumir arroz calentado y enfriado produce menor aumento de peso, mejor función intestinal, menor nivel de colesterol que consumir arroz en polvo.

Según un artículo de Mercola algunos estudios dieron estos resultados:

- Al cocinar y luego enfriar las papas durante la noche elevó en un 280 % su contenido de almidón resistente

-Cocinar y enfriar el trigo que se utiliza comúnmente para elaborar pan incrementa en más del doble el contenido de almidón resistente, ya que lo eleva del 41 % a un 88 %

-Cocer y enfriar chícharos, lentejas y frijoles también crea un contenido de almidón más resistente.

arroz_0.jpg

3. Consumir frutas tropicales sin madurar

Algunas frutas como los plátanos y los mangos sin madurar son excelentes fuentes de almidones resistentes a la digestión y son altos en vitaminas.

Éstas ayudan a la absorción del hierro, disminuye las hemorragias, fortalece el corazón, el sistema nervioso, sana las palpitaciones cardiacas e insomnio.

mangos.jpg

4. Cocinar con aceite de coco

Un estudio menciona que cocer arroz con una cucharadita de aceite de coco mezclada con agua y dejarlo enfriar durante 12 horas, incrementa 10 veces su contenido de almidón resistente, lo cual disminuye su contenido de calorías hasta en un 60 %.

Lo que pasó fue que el aceite de coco alteró la estructura del arroz para hacerlo más resistente a la acción de las enzimas digestivas. Quiere decir que el cuerpo absorbió menos calorías.

aceite_de_coco.jpg

5. Comer pan calentado y refrigerado

Un estudio realizado en 2008 y publicado en el European Journal of Clinical Nutrition, diez participantes sanos consumieron pan blanco casero y comercial preparado de cuatro formas diferentes, recién hecho, congelado y descongelado, recién hecho y tostado y congelado, descongelado y luego tostado

Los resultados arrojaron que el pan casero congelado y descongelado disminuyó los niveles de glucosa en la sangre de un promedio de 259 milimoles por minuto/litro (mmol min/L) a 179 mmol min/L.

El pan casero tostado redujo los niveles de glucosa en la sangre de 259 a 193 mmol min/L.

Tostar el pan después de congelarlo y descongelarlo solo produjo 157 mmol min/L de glucosa en la sangre.

pan.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS