La nota falsa sobre el consumo de carne humana en Japón

29/11/2017
20:03
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Hace unos días circuló profusamente una nota que daba cuenta de la inauguración de un restaurante en Japón que ofrecía a sus comensales un plato en extremo exótico: carne humana. De acuerdo con la información, en Japón estaría permitido su consumo.

La nota, que se reprodujo en varios sitios de noticias locales y extranjeros, incluido el de El Universal, resultó completamente falsa.

Todos los medios que replicaron la nota cometieron el mismo imperdonable error de no verificar la autenticidad de la información.

carne.jpg

Aunque era falsa, la historia circuló copiosamente, hasta que comenzaron a surgir cuestionamientos sobre su autenticidad, incluidos los de medios de comunicación que se dieron cuenta de la pifia.

EL UNIVERSAL, cuando nos dimos cuenta del error hicimos lo que debimos hacer desde el principio: comenzamos a hacer preguntas.

Llamamos a Hirotaka Yamahata, chef de la Asociación México Japonesa, quien mostró de inmediato su sorpresa cuando se le contó la historia. “¡¿Carne humana?! ¡¿Un restaurante de carne humana en Japón, dices?!”.

Abrumado, Yamahata no tuvo nada más que agregar.

EL UNIVERSAL consultó también a la Embajada de Japón en México. Fuentes de esa oficina diplomática señalaron que ante el revuelo que causó el tema hicieron una revisión en medios japoneses sobre el asunto, pero no hallaron nada. Por ello no vieron la necesidad de emitir comunicación oficial alguna.

Al realizar una búsqueda en Yahoo Japón sobre la legalidad o ilegalidad del consumo de carne humana, encontramos un foro con fecha de 2009 en el que los participantes explican que en Japón no existe una ley que prohíba expresamente el consumo de carne humana.

Sin embargo, los mismos usuarios aseguran que no hay tampoco un método legal para obtener carne humana para comercializarla.

En Japón, si alguien tuviera carne humana estaría, simplemente, violando una ley que ordena que los cadáveres se incineren o sean sepultados siguiendo los procedimientos que marca la ley.

Si alguien mutila o daña un cadáver incurre en un delito.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS