Se encuentra usted aquí

Cómo hacer la masa madre en casa

Olvídate del pan comercial y comienza a hacerlo en casa
Cómo hacer la masa madre en casa
Foto: istock
01/03/2018
09:23
Redacción
-A +A

El pan nuestro de cada día. ¡Qué cierta es esta frase! Realmente se trata de uno de los alimentos con mayor presencia en nuestras dietas, no importando nuestra  cultura. 
Para hacer pan necesitas ingredientes básicos como: harina, agua y levadura, siendo esta última la responsable de su fermentación.
Sin embargo, mucho antes de que la levadura se pudiera encontrar  de manera comercial, se utilizaba natural o, mejor dicho, viva:  hablamos de la  masa madre.

También conocida como sourdough, la masa madre es el fermento natural de la harina y el agua, que se logra gracias a las bacterias presentes tanto en los ingredientes como en el ambiente. Hacer uso de ella cuando elaboramos nuestro pan tiene sus ventajas, empezando por el sabor, el control de acidez y la calidad del producto. De hecho, el secreto de distintas panaderías de renombre  se encuentra en su uso. Pero, ¿masa viva? Puede que la noción te suene  algo descabellada —sin mencionar complicada— pero, en realidad, prepararla no es tan difícil como suena: tan solo necesitas tiempo y paciencia.

Para comenzar, necesitas partes iguales de harina integral y agua a temperatura ambiente. La cantidad  dependerá del recipiente que albergará a tu masa madre. Si decides utilizar un mason jar,  al momento de llenarlo, no lo hagas por más de la mitad. Mezcla los ingredientes y déjalos reposar tranquilamente durante una noche. Al día siguiente, no te preocupes si no notas ningún cambio drástico, simplemente retira la mitad de la mezcla y agrega nuevamente partes iguales de harina y agua. Integra nuevamente y deja reposar. Si eres observador, notarás ciertos cambios: tu masa habrá cobrado vida. Se notará esponjada y con presencia de burbujas, además de que tendrá un olor particular. Repite el proceso y desecha la mitad. De nuevo, llénala con los ingredientes y déjala ser; el proceso lleva alrededor de cuatro días. El último día verás cómo la masa duplicó su tamaño y luce burbujeante. Lo que estuviste haciendo fue “alimentarla”, permitiendo que las bacterias que en ella viven suelten CO2. Ahora tienes dos opciones: continuar alimentándola hasta que decidas utilizarla para hacer tu pan o usarla de inmediato. Si decides hacer  lo primero, tendrás que repetir diariamente la operación, por lo que te recomendamos transferirla a un recipiente limpio y amplio en donde pueda vivir y crecer tranquila, a su paso. 

Otro método para preparar un fermento es con manzana, pues en su cáscara vive una levadura, la misma que contribuye en la producción de sidra. Para elaborarlo, necesitarás licuar, con una taza de agua, una manzana limpia, sin pelar y que, incluso, conserve sus semillas. Agrega, a la mezcla anterior, una taza de harina y, en un recipiente grande y oscuro, deja reposar durante tres días; pasado el tiempo, verás cómo tu masa dobla su tamaño. En otro recipiente, pon  la mezcla de manzana y una taza de harina. Añade media taza del fermento y permite que repose una noche. Repite el proceso durante dos días más. Puedes utilizarla de inmediato o sellarla y mantenerla en refrigeración.

¡No es difícil! Preparar tu propio pan en casa te causará gran satisfacción, cuidará tu economía y tendrás cierto  control sobre restricciones en tus gustos y dieta.  
 

Artículo

#RECETA Hogaza de pan blanco preparada en casa

Acompaña tus platillos con una deliciosa hogaza de pan blanco casera fácil de preparar
#RECETA Hogaza de pan blanco preparada en casa#RECETA Hogaza de pan blanco preparada en casa

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS