Manolita
Historias de sabor

Se encuentra usted aquí

Quelites y más quelites

10/04/2018
11:26
-A +A

"¿Qué haces hermana?", gritó Juan sin poder ver a Griselda, siguió corriendo entre los árboles, al final del camino dio con la mujer que estaba sentada frente a la milpa que gracias a las buenas lluvias estaba tupidita.

Juan siguió gritando, sin que la joven se inmutara por aquel escandalo, ya que sintió junto la presencia del niño, sólo estiró la mano y de un jalón lo sentó, ante la sorpresa Juan se quedó callado, sabía que había interrumpido y que podía ser castigado.

En completo silencio Griselda se levanto y comenzó a caminar por la milpa, prácticamente a la mitad de uno de los surcos se detuvo, levanto los brazos y a señas llamo a Juan para que la acompañara.

Ya es hora, le dijo, mira estos quelites están muy buenos, son verdolagas y las puedo cocinar en salsa verde o en tamales para ustedes; Juan vio a la hermana una y otra vez, sin animarse a preguntar hasta que la curiosidad infantil no la pudo contener más.

No entendí Griselda, dijo el pequeño, primero me dices que los quelites están buenos y luego me cambias el nombre, quesque son también verdolagas ¿Entonces son lo mismo todas estas plantitas que crecen así no más por acá?

La mujer rio y acarició la cabeza despeinada del niño al tiempo que comenzó a explicarle, resulta, mi hijo, que según contaba la abuela quelite significa hojas o plantas verdes que se pueden comer, así es que todas estas plantas que crecen alrededor o por la milpa de manera natural, pues son quelites, pero todos y cada uno tiene su propio nombre.

La mujer tomo de la mano a su hermano y caminó unos cuantos pasos para enseñarle los diferentes follajes que crecieron. Fíjate bien le dijo, estas ya te dije que son verdolagas, pero estos de acá, mira que hermosas, son huauzontles, estos son los que te gusta desgranar con el tenedor y que su centro una vez cocinado te sorprende con unos trozos de queso panela.

El pequeño quedó sorprendido de tantas cosas que su hermana le estaba enseñando, no podía hablar, solo se llevaba a la nariz cada uno de los diferentes quelites para aprender a diferenciarlos.

Estos se conocen como romeritos, y mira, continuó Griselda agachada, apenas están creciendo así es que para unas cuantas semanas los podremos preparar con un buen mole o en ensalada.

Estos de acá son alaches y los de más allá son pipicha y patita de pájaro, así es que no tendremos de que preocuparnos en estos días, tenemos hartas hiervas que están creciendo y nos darán alimento para algunos meses.

De nuevo la joven se agacho, para sacar unas flores de calabaza, mira estas flores bien anaranjadas, están hermosas y al final tiene una calabacita que parece un nido, las vamos a dejar unos ocho días y venimos por ellas, podremos prepararlas rellenas con el requesón que hicimos y un poco de chile, ahí veras todas las maravillas que vamos a hacer con todos los quelites que aquí están creciendo.

Apasionada de México y su cultura, estudió Sociología en la UNAM, se ha dedicado por más de 15 años a difundir y promover los atractivos turísticos, culturales e históricos de nuestro país a través...

Comentarios