Manolita
Historias de sabor

Se encuentra usted aquí

La cocinera viajera de Angahuan: Juanita Bravo

23/10/2018
11:35
-A +A

Con mucho amor Juanita se aproximó, hacia tiempo que no la veía, creo que hacía como dos años que no tenía la oportunidad; pero como si el tiempo no existiera, en un extraordinario español me dijo, hacia algunos días que no te veía Lulú, la artesana y cocinera sin más sonrió y con mucho amor me abrazo.

Sin saberlo Juanita Bravo me hizo muy feliz en aquel momento, recordé que no hace muchos años la hoy famosa cocinera no hablaba español; hoy es una mujer realizada, ha viajado mucho por el mundo mostrando las delicias de la cocina de su pueblo Angahuan.
p3010370.jpg
A pesar de cocinar para mucha gente y de aparecer en libros y en videos que se transmiten a nivel nacional e incluso en algunos países para promover a México, Juanita sigue esperando con ilusión la llegada de la Semana Santa y es que tiene más de 25 años de poner su puesto de comida tradicional en la Plaza de la Ranita en el tradicional tianguis artesanal de Domingo de Ramos en Uruapan.

Juanita es muy seria, pero sonríe cuando esta trabajando en el metate, siempre que la veo ahí dando el ultimo estirón a la masa para preparar una tortilla me invita a formar una con mis manos, misión imposible… ese es un ejercicio que he querido hacer varias veces, pero al final las dos nos reímos de mi tortilla mal formada.
p3010273_0.jpg
Hoy la artesana ya pinta algunas canas en su cabellera negra, pero parece más fuerte que nunca, va a la milpa, recoge maíz, hojas, quelites, frijoles, chiles y en su tras patio tiene jitomates frescos para preparar un churipo, con muchas verduras, caldoso y ligeramente picoso.

Corundas de 5 y 7 picos están en la vaporera para acompañar una atapakua, que según dice la cocinera es la esencia de la propia vida, la receta varía según la época del año, pero siempre lleva chile y masa para espesar.

Ándale Lulú, me insistió, vamos a Angahuan, está como a dos horas de Uruapan, vamos a comer maíz fresco, hacemos uchepos, atole y calabaza en dulce, ahí junto al fogón me cuentas lo que has hecho, como está tu casa y tus hijos, así sueltas todo junto al fuego y te duermes tranquila, para que temprano vayamos a la milpa de nuevo y platiquemos sobre lo que vamos a cocinar.
p3010268_0.jpg
Como si la mujer intuyera algo, se acercó y me dijo, lo que necesitas es un descanso y que mejor que en mi tierra, donde todos somos felices, por que tenemos trabajo ya sea con la milpa o en el traspatio, en la cocina o en el telar, donde todos los días nos reunimos las mujeres a cocinar y a tejer nuestros rebosos, que tanto le gustan a la gente.

¡Vamos! Me dijo de nuevo, me ofreció una gordita de carne, al despedirse me abrazó y con esa calidez que la caracteriza, me insistió, ahí te veo, me vas avisando para preparar todo, con una pequeña sonrisa moví la cabeza y le dije ahí te veo Juanita, seguro que voy pronto.
p3010367_2.jpg
 

Apasionada de México y su cultura, estudió Sociología en la UNAM, se ha dedicado por más de 15 años a difundir y promover los atractivos turísticos, culturales e históricos de nuestro país a través...
 

COMENTARIOS