aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Obama escucha, estamos en lucha”

Sondeo revela que 64% de la población hispana es mexicana

Las protestas del 1 de mayo en Estados Unidos transmitieron el clamor de los inmigrantes, al pedir que la reforma migratoria se apresure para resolver la situación de millones de indocumentados AP

Alrededor de unos 11 millones de indocumentados no tienen autorización para vivir en el país piden que se detengan las deportaciones, que causan dolorosas separaciones en muchas familias AP

"Queremos hacernos escuchar desde la perspectiva de los inmigrantes", dijo Mariano Muñoz, un peruano que forma parte del Grupo de Trabajadores Inmigrantes por la Justicia del movimiento Ocupa Wall Street AP

"La reforma migratoria no ha sido escrita teniendo en cuenta los derechos humanos. Define a los inmigrantes como ciudadanos de segunda clase", afirmó Muñoz AP

En el centro de Los Ángeles, se congregaron cientos de inmigrantes latinos, asiáticos, blancos para participar de la manifestación con un toque festivo con mariachis tocando música en vivo y un buen número de personas luciendo camisetas moradas con el lema: 11 millones AP

El SEIU, uno de los grupos organizadores de la marcha en Los Ángeles, convocó hasta a 4 mil personas. Entre los participantes se observaban pancartas con mensajes como "Alto a las deportaciones y redadas" y "All religions believe in justice" (todas las religiones creen en la justicia) AP

Durante las protestas, grupos e inmigrantes expresaron su oposición al refuerzo de seguridad en la frontera que se incluye en el plan y pidieron una reducción de los 10 años que tardarían los inmigrantes en lograr la residencia permanente y los 13 en los que lograrían obtener la ciudadanía AP

Jueves 02 de mayo de 2013 J. Jaime Hernández / Corresponsal | El Universal
Comenta la Nota

WASHINGTON.— Cientos de organizaciones de inmigrantes se hicieron ayer con el control de las calles en ciudades como Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Las Vegas, Phoenix, Miami, Cleveland, Nueva Jersey, Orlando, Milwaukee o Houston, para demandar una reforma migratoria que se debate actualmente en el Congreso y que representa la más importante oportunidad desde el 2007 para poco más de 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Las marchas, en coincidencia con el Día del Trabajo y en las que participaron miles de personas, no igualaron a las que protagonizaron decenas de miles en el 2006. Pero aun así evidenciaron el hartazgo de la comunidad hispana de ser ignorada por una clase política que ha comenzado a respetarle en las urnas.

Aunque se desconocía la cifra total de manifestantes, en Arizona se reportó que marcharon cientos de personas, mientras que en Los Ángeles cuatro mil respondieron a la convocatoria de organizaciones migrantes. En Nueva York, el movimiento Ocupa Wall Street se unió a los migrantes en su demanda de una reforma.

“Hace 7 años nuestro lema fue hoy marchamos, pero mañana votamos. Hoy nuestro lema es Obama escucha, estamos en la lucha”, dijo Gloria Sanbrano, participante en una de las marchas que discurrieron por el área de Georgetown, en esta capital.

Organizaciones humanitarias, religiosas, sindicatos y hasta entidades académicas manifestaron su apoyo y solidaridad con la comunidad migrante. “Un numeroso grupo de profesores universitarios en todo el país consideramos que reformar nuestro sistema migratorio no sólo es lo correcto, sino que es lo que más conviene a los intereses del país”, dijeron los profesores de más de 300 universidades a través de una manifiesto circulado en las redes sociales.

“Hoy por primera vez tenemos una iniciativa de ley con apoyo bipartidista y amplias posibilidades de salir adelante. Lo importante es pelear hasta el último por un proceso que no sólo sea justo, sino que beneficie al mayor número de personas indocumentadas”, aseguró Angélica Salas de la Coalición pro Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

Las marchas de ayer en distintas ciudades de Estados Unidos coincidieron con la difusión de un sondeo realizado por el Pew Research Center, según el cual 64% de la población hispana en EU, o sea 33.7 millones de personas, son mexicanos. Asimismo, indica que 33% de la población se encuentra a favor de una reforma migratoria, mientras que un 28% se opone a ella.

Aunado a lo anterior, un significativo 38% dice desconocer los términos de la iniciativa que se encuentra en medio de un delicado proceso de consultas y negociaciones para garantizar una vía a la ciudadanía a cambio de una serie de contrapartidas que muchos consideran excesivas, mientras otros las comparan con una amnistía.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD