aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




McCain, la hora de la verdad

La batalla con su rival demócrata no será, a decir de expertos, un ‘día de campo’
Miércoles 04 de junio de 2008 J. JAIME HERNÁNDEZ • CORRESPONSAL | El Universal

WASHINGTON.— La hora de la verdad ha llegado para John McCain. Después de observar la pelea desde la barrera, el virtual candidato del Partido Republicano tendrá que saltar al ruedo para enfrentarse al fin a la maquinaria electoral de Barack Obama, que ha dejado a Hillary Clinton en la cuneta con el orgullo malherido, una montaña de deudas acumuladas y un malogrado plan para regresar a la Casa Blanca.

Ayer, McCain dio la bienvenida a Obama como el nominado demócrata a la Presidencia con un ataque en varios frentes, tratando a la vez de marcar su distancia con el presidente George W. Bush y de dejar claro que no está compitiendo “por un tercer mandato de Bush”, como acusara hace unos días Obama. Así, el republicano criticó al senador por Illinois por votar para negar fondos a los soldados en Irak, por no querer viajar al país árabe, por pretender entablar diálogos con tiranos y por votar en favor de la iniciativa de energía de Bush.

En el discurso que pretendía marcar el inicio de la elección general, McCain subrayó que los estadounidenses lo conocen de hace tiempo y apenas empiezan a conocer a Obama.

Al señalar que tanto él como Obama prometen un acercamiento bipartidista para resolver los problemas del país, el virtual candidato republicano precisó: “Pero uno de nosotros tiene un historial de trabajar para lograrlo, y el otro no. (Obama) da una gran primera impresión, pero no ha querido hacer llamadas duras, desafiar a su partido, arriesgarse a las críticas para lograr el verdadero cambio que Washington necesita. Yo sí lo he hecho”.

En este contexto, a pesar de que los miembros de su campaña aseguran que parten con una bolsa de 40 millones de dólares y un agresivo plan para triturar el aura presidenciable de Obama, McCain corre el riesgo de incurrir en el mismo error de Clinton: subestimar a un candidato que logró sacar a millones de electores del desencanto y la apatía política y cuya campaña es una de las más exitosas de los últimos tiempos.

“La campaña de Obama ha demostrado ser una de las más eficaces en la recolección de fondos y en la comunicación de su mensaje de cambio. Ése será el reto principal para McCain”, reconoció el gobernador de Pennsylvania, Ed Rendell, un incondicional de Clinton. McCain también buscará mostrar las debilidades de su rival en el terreno de la Seguridad Nacional. Pero la batalla no será sencilla.

“Esta vez, las cosas serán muy distintas. Si McCain cree que su lucha por la Presidencia va a ser un día de campo, esta muy equivocado”, adelantó el ex candidato presidencial del Partido Demócrata, Mike Dukakis, en alusión a una poderosa maquinaria de inteligencia y contrainformación que militan en las filas de Obama y que ya demostraron su eficacia contra las huestes de Clinton.



PUBLICIDAD