aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La importancia de México

Como pocas veces en la historia, los temas relacionados con nuestro país, como migración y violencia fronteriza, tendrán un fuerte impacto en las elecciones de EU
Lunes 06 de noviembre de 2006 JOSÉ CARREÑO . CORRESPONSAL | El Universal

WASHINGTON.- Mientras la guerra en Irak es el "elefante en el cuarto" en las elecciones legislativas estadounidenses, una serie de preocupaciones locales directa o indirectamente relacionadas puede tener un impacto sobre las relaciones con México.

Un cambio de mayorías "no implica necesariamente cambios" en la relación con México, advirtió Armand Peschard Sverdrup, especialista del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS).

Pero tal vez desde que el general Zachary Taylor ganó las elecciones montado en su fama como "vencedor" en la guerra con México en 1848, los temas relacionados con México no habían tenido tanta resonancia en las elecciones de EU.

En una elección dominada por preocupaciones, sea la seguridad o la economía, eso tampoco es necesariamente bueno.

Esta vez los temas de la elección incluyen migración, economía, seguridad, que fácilmente pueden ser relacionados con narcotráfico, violencia fronteriza, fuga de empleos. Los problemas están en un nivel básico del sistema político estadounidense y son alimentados por grupos nativistas, con ribetes xenofóbicos y racistas en algunos casos, pero sobre todo por los temores políticos de los estadounidenses.

Cada uno de esos temas incluye al menos un punto de interés directo para México. Y aun si los republicanos parecen ahora como los más rabiosos críticos de México en cada uno de esos temas, muchos demócratas no están lejos de esas posiciones y más de un aspirante demócrata en el noreste de EU ha hablado de la "invasión desde México".

La diferencia

De hecho, una buena parte de los demócratas votó por la construcción de una barda en la frontera con México, si bien, como asegura su portavoz María Cardona, la diferencia está en que los demócratas creen en una estrategia integral que incluya programas de trabajadores invitados y un camino a la regularización para millones de residentes indocumentados. Pero también hablan de la urgencia de mayor vigilancia fronteriza y doméstica.

El ambiente público tampoco es mejor. La preocupación de los estadounidenses sobre la fuga de empleos tiene un símbolo en el Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN) y las maquiladoras, evocado sobre todo por sectores nacionalistas, sindicatos y no pocos legisladores demócratas.

Las "denuncias" contra la "invasión" de Estados Unidos por parte de inmigrantes de México, que en 1997 eran casi una curiosidad en las columnas de cartas del lector de los diarios del suroeste, son ahora un tema que con histérica frecuencia es evocado por locutores de radio y activistas de derecha definidos por algunos como el "lado oscuro de la política estadounidense".

La llegada de indocumentados a rincones de este país desacostumbrado a verlos creó una reacción contraria que se refleja en iniciativas locales y estatales para rechazarlos. De hecho, el tema migratorio está considerado como uno de los puntos de interés en la elección.

La entrada de indocumentados es considerada como una señal de la vulnerabilidad estadounidense ante la llegada de posibles terroristas a través de las rutas usadas sea por los inmigrantes ilegales o los narcotraficantes. Pero a pesar de afirmaciones y "pruebas" invocadas por algunos republicanos, fuentes de gobierno señalan que hasta ahora los únicos presuntos terroristas que han llegado al país por vía terrestre lo hicieron por Canadá.

En ese marco, la violencia que se vive en Nuevo Laredo y Tijuana da argumentos a quienes ven en México un problema de seguridad. La creciente presencia de cárteles mexicanos del narcotráfico en la frontera y dentro de las redes de distribución de drogas en Estados Unidos ha sido notada y anotada, sobre todo en el marco de su presunta alianza con pandillas "nativas" o trasnacionales como las Maras.

Y en medio de eso, los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez son un tema de activismo para legisladores demócratas, que en varias ocasiones han promovido resoluciones legislativas y organizado delegaciones para visitar esa ciudad y presionar de hecho por una solución.

Notas de prensa y especialistas afirman que los demócratas tienen preocupación porque se les percibe como débiles en temas de seguridad, y eso puede determinar muchas de sus posiciones políticas, desde Irak, pasando por el narcotráfico, hasta las fronteras.



PUBLICIDAD