aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tecnología para la educación


Tecnología para la educación

. (Foto: )

Jueves 23 de febrero de 2012 Karlo Terán* | El Universal
Comenta la Nota

info@atlas-americas.com

La tecnología ha sido mencionada cada vez más por numerosos gobiernos, catedráticos y consultores en educación como una poderosa herramienta para incrementar la calidad educativa.

Un estudio realizado por Discovery Américas sobre cuáles son los atributos percibidos por padres de familia que más agregan valor a la educación de sus hijos en escuelas particulares en México indica que 50% del valor percibido de un colegio está en el nivel académico, mientras que el otro 50% se atribuye a los factores como son la marca, los servicios e instalaciones de la escuela, la pertenencia a una comunidad étnica, religiosa, entre otros.

Dicho esto, ¿Cuál debiera ser función de la tecnología para mejorar la calidad educativa o el nivel académico en México? En México, específicamente en el nivel K12 que va de preescolar a secundaria, hemos visto iniciativas que van desde la instalación de laboratorios de cómputo, hasta iniciativas de gran escala como el proyecto Enciclomedia que permite a los estudiantes aprender a distancia mediante contenidos interactivos, pasando inclusive por ofertas políticas que han ofrecido la enseñanza del idioma inglés y el uso de tecnología digital como política de estado. Sin embargo, los resultados siguen siendo, no solamente poco visibles, sino objeto de crítica abierta de la sociedad.

Un factor común en dichas iniciativas ha sido que la inversión ha provenido principalmente de la inversión de recursos públicos y en menor medida de que algunas escuelas particulares han realizado infraestructura digital, en ambos casos con resultados poco visibles. Como referencia de lo anterior, en 2011 el gasto público participó con 78.5% del financiamiento educativo; de éste 62.3% fue erogado por la Federación, 16.2% por los gobiernos de los estados y los gobiernos municipales. El sector privado participó con 21.5% del gasto educativo. De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, de un total de 99 mil 319 escuelas primarias a nivel nacional, 63 mil 659 cuentan con equipo de cómputo y 32 mil 228 cuentan con acceso a internet, es decir casi dos terceras partes y una tercera parte respectivamente. La interrogante es si esos recursos están siendo efectivamente una herramienta eficaz en la educación. Un estudio de Wetson 2010 (gráfica abajo) nos dice que a pesar del gasto en computadoras el resultado en los exámenes internacionales no ha mejorado con el tiempo.

En los Estados Unidos ha habido una ola de iniciativas o start ups que están enfocadas en la industria de la educación a nivel K-12, donde se invierte un promedio de 597 billones de dólares anuales por parte de vehículos institucionales de inversión de capital, incluyendo desde fondos de capital de riesgo (Venture Capital Funds), fondos de capital privado (PrivateEquityFunds) hasta empresas que han tenido acceso al mercado de valores público.

Ciertamente la educación representa una oportunidad de negocio de gran escala que está siendo objeto de interés, tanto de las compañías de tecnología, como de los inversionistas institucionales y el caso de México no ha sido la excepción. Hace algunos días el fondo de capital privado Discovery Americas anunció su inversión en la empresa AdvancedMethods o AMCO, empresa mexicana con más de 11 años dedicándose a la investigación y desarrollo de tecnología en el segmento K12 en México y que hoy se encuentra en un proceso de expansión internacional. AMCO es una de las pocas empresas mexicanas que han logrado una escala nacional e internacional con más de mil colegios afiliados a su sistema educativo en América Latina y España.

Para esto creemos que es muy importante que en educación el proceso no sea Top Down, en el cual atacamos el problema de arriba hacia abajo empezando con las computadoras. Durante los últimos 11 anos, AMCO se ha dedicado a preparar, capacitar y entrenar al maestro como un facilitador del aprendizaje, en donde el protagonista real es el niño.

AMCO ve un futuro donde la tecnología inteligente, no las computadoras, sea una herramienta muy poderosa para entregar contenido al maestro y por consecuencia, este mismo dirija y entretenga a los alumnos. AMCO Brilliant, como le llaman a su iniciativa, es el eslabón perdido entre las computadoras, el maestro y el alumno.

Nosotros en DiscoveryAmericas al igual que AMCO, tenemos la visión de mejorar la calidad de nuestros hijos y sus maestros.

* El autor es analista de Discovery Américas. Techcrunch.com: http://techcrunch.com/2011/12/18/education-technology-disrupt/



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD