aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La seguridad social en México


Viernes 23 de abril de 2010 Pablo Noreña y Alberto Delgadillo | El Universal
Comenta la Nota

asesoria@kpmg.com.mx

Mucho se ha hablado de la seguridad social y la obligación que tiene el estado de proporcionarla. Sin embargo, en ocasiones no es posible identificar cuál es la situación de ésta en México respecto de otros países.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 80% de la población mundial carece de un nivel adecuado de cobertura de seguridad social. Más de la mitad de los habitantes del planeta no dispone de ningún tipo de protección. Se estima, por ejemplo, que en África subsahariana y en el sur de Asia el porcentaje de personas con acceso a la protección más rudimentaria es inferior al 10%.

La OIT define a la seguridad social como la protección que ofrece una sociedad a personas y hogares, destinada a garantizar el acceso a la asistencia sanitaria y la seguridad de los ingresos, en situaciones de edad avanzada, desempleo y enfermedad.

En México, las prestaciones sociales se brindan a través de diversas instituciones como: el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), la Secretaría de Salud, Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Marina y la Secretaría de la Defensa Nacional, entre otros.

De acuerdo a lo publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el año 2000, aproximadamente 50% de la población mexicana tiene acceso a los servicios y beneficios de la seguridad social. El mayor número de afiliados se encuentran en el IMSS y el ISSSTE en conjunto con la Secretaría de Salud.

Reforma laboral

Buscando llevar el esquema de seguridad social a un mayor número de habitantes y tratando de atacar algunos esquemas de abuso en los que se priva de la protección social a trabajadores, la legislación en materia de seguridad social en México se ha reformado con la finalidad de regular la subcontratación o intermediación laboral, y a la vez establecer un mecanismo legal para que el IMSS garantice y haga efectiva la seguridad social a los trabajadores, evitando que los patrones desconozcan u oculten su relación laboral.

Esta reforma trata de evitar actos de simulación o evasión respecto de las obligaciones de seguridad social a cargo de los patrones, concretamente en las cuotas obrero-patronales, que benefician a los trabajadores afiliados y a sus familias derechohabientes.

Esta labor se está llevando a cabo con un trabajo coordinado no sólo por el IMSS, sino que se ha sumado el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, la Secretaría del Trabajo y algunas tesorerías estatales, por lo que se refiere a los impuestos sobre nómina.

Además de la labor de fiscalización y modificaciones legales que se han llevado a cabo, es importante destacar que México ha enfrentado la globalización buscando la firma de acuerdos con otros países que permitan esquemas congruentes para un trabajador que llega al país o va a otros países a laborar.

Por desgracia, la velocidad o los resultados de éstos no son lo suficientemente amplios para agilizar y permitir que los acuerdos alcancen un mayor número de países. En la actualidad, México cuenta con dos tratados internacionales de seguridad social con España y Canadá, los cuales tienen como finalidad conservar los beneficios de los trabajadores en el país de origen para cuando éstos regresen a su país a pensionarse.

Efectos de la crisis

La crisis trajo como consecuencia la caída del gasto público destinado a la protección social y el desempleo, por lo cual algunos países en apoyo al sector privado pusieron en práctica políticas para disminuir el impacto económico.

A pesar de que los sistemas de seguridad social son una prioridad para los gobiernos, muchos países que se encuentran en vías de desarrollo no pueden hacer frente a este gasto debido a la carga económica que representan estos programas.

Con la reforma emitida por el IMSS en julio de 2009, se espera que se regularicen los patrones evasores, se reconozcan las relaciones laborales existentes y se eliminen esquemas de simulación laboral, además de que se incremente la recaudación y el número de beneficiarios en el sistema de Seguridad Social Mexicano.

Será cuestión de tiempo ver si esto se logra o si se tendrán que dar más reformas para alcanzar los objetivos.

Socio y gerente, respectivamente, de la Práctica de Seguridad Social y Remuneraciones de KPMG en México



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD