aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Proyectan combustible con cáscara de café

Expertos evalúan la viabilidad de otras plantas para elaborar biodiesel
Lunes 06 de agosto de 2007 Aída Ulloa | El Universal

Investigadores de Colombia presentaron un proyecto de investigación para el desarrollo de biocombustibles que se obtienen a partir de los desperdicios del café y otras plantas.

En el marco de la Agroexpo 2007 realizada en Bogotá, especialistas del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica) explican que trabajaban por separado; sin embargo, por las similitudes en sus proyectos decidieron trabajar en conjunto.

El proyecto está planeado para concluir en tres años; les faltan dos para concluir la investigación, así como con las pruebas tanto de las mejores plantas para generar los biocombustibles, como de los efectos de cada una en los motores.

“En Colombia se dice que para 2011 se acabará con las reservas petrolíferas; la capacidad de exploración ha disminuido. Por eso la necesidad a nivel mundial de usar combustibles alternativos”, asegura Óscar Holguín, asesor del CIAT, quien explica que los biocombustibles se generan a partir de productos del campo que contengan azúcar.

“En el caso del café se utiliza el bagazo o pulpa. Cuando se separa la semilla (que es la que se procesa para la bebida) queda un sobrante que los campesinos usualmente tiran”.

Además están experimentando con camote, yuca, cáscaras de plátanos, remolacha, sorgo y caña de azúcar, aunque señala que la caña les ha dado buenos resultados.

Según el especialista, con 100 hectáreas de café se pueden producir hasta mil 500 litros de bioetanol diarios, a partir del bagazo.

“Hay mucho que investigar; tenemos que probar con otras fuentes de biomasa. Para bioetanol hay cosas qué mejorar; por ejemplo, se está pensando en usar dos tanques, uno con agua y otro con bioetanol”, comenta William Salas, otro de los participantes en el proyecto.

En la Agroexpo los investigadores presentaron automóviles que funcionan con bioetanol y biodiesel. Además mostraron a los productores del campo y a los pequeños empresarios asistentes cómo construir su propia biofábrica como una alternativa para mejorar sus ingresos.

“Ya empezaron a montar pequeñas fábricas en los llanos orientales, en la costa atlántica, en las zonas conocidas como Córdoba, Sucre y Bolívar (de Colombia)”, agregó Salas.

De acuerdo con los entrevistados, se requieren de 70 a 80 millones de pesos colombianos (mdpc) para una biofábrica, la cual incluye tanques de fermentación, un destilador y una caldera.

Aunado, Diego Mendoza, gerente de mercadeo de Desarrollo Humano Agrícola (DHA), quien también participa en el proyecto, recomienda a los productores usar la tecnología agrotropical (TA), la cual permite aumentar la producción de forma natural en espacios reducidos, sin químicos. Esto, indicó, permite que haya plantas suficientes tanto para consumo humano como para biocombustibles, y no se genere el desabasto en la producción para la alimentación.

“Al igual que en México, en Colombia comenzaron a usar toda la producción de maíz, principalmente el amarillo, para biocombustibles. Se pueden tener cultivos dedicados para biodiesel o bioetanol sin perjudicar lo que hay para alimentación”, destacó Mendoza.

Señaló que esta tecnología, con 42 años de estudio en Colombia, sirve para cualquier producto agrícola. La TA implica una técnica especializada para el sembrado, así como cubrir los cultivos contra los rayos ultravioleta.

Mendoza asegura que, por ejemplo, por medio de la tecnología agroindustrial es posible obtener hasta 10 toneladas de aceite de ajonjolí por hectárea para biodiesel.



PUBLICIDAD