aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




TV por satélite: competencia necesaria


Martes 10 de julio de 2007 Por GABRIEL SOSA PLATA | El Universal

Grupo Pegaso anunció que en el 2008 lanzará en México una nueva oferta de televisión directa por satélite (DTH, por sus siglas en inglés).

La competencia en un servicio monopolizado por Televisa a través de Sky es necesaria, pero quedan aún dudas de los alcances de la propuesta impulsada por Alejandro Burillo Azcárraga.

Según el vicepresidente de Grupo Pegaso, Alejandro Orvañanos, la empresa invertirá inicialmente 150 millones de dólares en el desarrollo del servicio que, según el directivo, tiene buenas expectativas de crecimiento. Tan sólo en sus primeros cuatro años de operación se prevé arrebatar a Sky un 12 por ciento de sus clientes. (El Semanario, 28 de junio 2007)

El 14 de febrero de este año, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) autorizó la concesión respectiva a favor de Apollo Comunicaciones, empresa de Grupo Pegaso. El trámite se encuentra en manos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y en los próximos días el título de concesión será publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Una de las novedades es que la empresa ofrecerá telefonía fija e internet junto con el servicio de televisión restringida vía satélite a nivel nacional, tal como ocurre en otros países desarrollados del mundo. De esta manera, Pegaso podría convertirse en un competidor importante en el llamado mercado del triple play (imagen, voz y datos), actualmente disputado por algunos “cableros”.

Precios y contenidos

Orvañanos dijo que la forma de atacar al monopolio es ofreciendo una mezcla de servicio de excelencia, presencia, adecuada distribución e imagen de calidad. También los precios deberán jugar un papel fundamental ya que, comparado con lo que ocurre en otros países, el servicio de Sky es muy costoso en México.

Para muestra un botón. En México, el paquete más grande de Sky es el “Universe” con un costo de 719 pesos. El paquete incluye 140 canales de televisión (ya con los canales locales) y 50 de audio. Por una cantidad similar (648 pesos durante los primeros 12 meses y 756 pesos a partir del segundo año), en Estados Unidos DirecTV ofrece 195 canales de televisión (55 más que en México, más los canales locales) y 68 canales de audio (16 más). También ese precio incluye la transmisión de canales en alta definición o HD y el sistema DVR que permite la grabación de hasta 100 horas de programación.

La misma empresa Sky, pero en la Gran Bretaña, ofrece una amplia variedad de paquetes a precios que ya quisiéramos en nuestro país, no sólo de televisión, sino también de Internet, telefonía y otros novedosos servicios (por ejemplo, la grabación de programas a través de un teléfono móvil). Por ejemplo, por un pago inicial único de mil 100 pesos y alrededor de 570 pesos mexicanos mensuales se ofrece lo siguiente: 143 canales digitales y más de 200 canales de recepción gratuita, servicio de telefonía con llamadas gratuitas por las tardes y fin de semana, así como Internet ilimitado con una velocidad de 8 megabytes. En México, esos 570 mensuales sólo nos alcanzan para el paquete “HBO/MAX” de Sky con 126 canales de televisión y 50 de audio.

Además de precios competitivos, Grupo Pegaso deberá ofrecer los canales abiertos del duopolio de la televisión (Televisa y Televisión Azteca) si no quiere fracasar como sucedió hace un par de años con DirecTV en México. Orvañanos dijo que la barra programática del futuro servicio los incluirá, pero mientras no se regulen los denominados must offer (ofrecer canales de televisión abierta sin discriminación a operadores de sistemas restringidos) y must carry (transmitir los canales de televisión abierta disponibles en una zona), se tratará sólo buenas intenciones.

Habrá que recordar que una de las condiciones que la Comisión Federal de Competencia (CFC) impuso a Televisa para adquirir las cableras TV Internacional de Monterrey y Cablemás, ha sido justamente hacer posible el must offer y el must carry, pero las resoluciones del organismo antimonopolio se refieren a las zonas de servicio objeto de las operaciones y no como dice el comunicado 02-2007 de la CFC, fechado el 25 de febrero, que la empresa de Emilio Azcárraga estará obligada a ofrecer sus canales de televisión abierta a todos los sistemas televisión restringida del territorio nacional.

Televisa hará hasta lo imposible para evitar el must offer amparándose en la defensa de los derechos de autor, independientemente de que, en efecto, la opinión de la CFC en materia de contenidos audiovisuales emitida desde el 28 de noviembre de 2006 y que considera tanto al must carry como el must offer no ha sido elevada a rango de ley.

Proyectos infructuosos

A Alejandro Burillo se le califica como un “empresario de visión y enorme corazón para con su gente y su país” (Jorge Álvarez, Milenio Diario, 8 de junio 2007). Es filántropo y se le recuerda su valiente posición en torno de la ley Televisa. Pero también ha tenido desaciertos en los medios de comunicación. Por ejemplo, su proyecto radiofónico Red W Interactiva, de unas 50 emisoras en diferentes ciudades del país, fracasó al poco tiempo de ser creado.

Por supuesto se desea éxito en su incursión en la televisión por satélite. La competencia en este como en otros sectores de las telecomunicaciones siempre será bienvenida, pero para ello será fundamental no sólo la “visión de empresario”, sino también la “visión” del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo para hacerla realidad.

Aniversario de RTC

Este 6 de julio se cumplieron 30 años de la creación de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) de la Secretaría de Gobernación, la instancia encargada, entre otras funciones, de aplicar la legislación vigente en materia de contenidos y de administrar los tiempos oficial y fiscal en la radio y la televisión.

Creada por el gobierno de José López Portillo, RTC debiera celebrar con bombo y platillo su aniversario, pero la falta de “dientes” y el desinterés (sinónimo de complicidad) para aplicar, como se debe, la legislación en radio y televisión, así como la deficiente labor de algunos de sus directores a lo largo de estas tres décadas, opacan cualquier festejo. La llegada de Juan María Naveja a la Subsecretaría de Normatividad de Medios, de la cual depende RTC, en nada ha cambiado la opacidad y el deficiente desempeño heredado por su penúltimo director, Eduardo Garzón.

Profesor e investigador invitado de la UAM-Cuajimalpa

http://radiomexicana.blogspot.com



PUBLICIDAD