aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Educando a la familia


Lunes 26 de febrero de 2007 FRANCISCO ROSAS | El Universal

Los problemas económicos son la segunda causa de divorcio en el país y el manejo de los recursos puede ser la gloria o el infierno para las familias.

María Cecilia Meade de Lozano, directora de educación continua de la Escuela de Administración de Instituciones de la Universidad Panamericana, explica que la distribución del dinero debe darse a través de un acuerdo entre cónyuges.

En cuanto a la pareja, expone que es un tema polémico, porque es frecuente que los esposos no decidan de forma correcta la administración de los recursos tanto en situaciones de abundancia como de escasez.

Según Meade, los problemas por dinero se pueden identificar desde antes de casarse, ya que cada persona trae su propia cultura y experiencia en cuanto a la administración del capital y cuando se casan muchas veces no empatan.

Por ejemplo, entre marido y mujer es común que alguno de los dos acostumbre a dar regalos de cumpleaños o Navidad a todos sus familiares y amigos, pero en el caso del otro esto no pasa; entonces, cuando se junta este aspecto tan sencillo es motivo de un gran conflicto.

Ante esta y muchas otras situaciones, lo que debe privar es una negociación para que se llegue a un consenso de lo que se debe hacer o no con el capital que ingresa al hogar.

Para ello, es indispensable que los gastos e ingresos se pongan en papel, y a partir de ahí se decida el destino que se les dará.

Al retomar el caso de los regalos, recomienda que luego de poner sobre el papel los gastos para este fin, se puede llegar a un punto intermedio donde no se le obsequie a todo mundo, sino más bien a las personas verdaderamente cercanas, con lo cual ahorrarán y se mantendrá la tradición.

En principio, la especialista aconseja realizar una lista de cada uno de los rubros en los que se gasta, ya que ello permite visualizar lo que se eroga y en dónde se desembolsará en el corto plazo, con lo que se definirán las prioridades.

Para superar los conflictos en cuanto al dinero, se sugiere que si los dos trabajan se forme un fondo común para resolver todos los aspectos financieros; una vez que eso ya ocurrió, entonces se recomienda dejar parte del ingreso para que la pareja lo gaste en sus propios objetivos.

Organice su presupuesto

La también autora de libros externa que otros elementos a considerar es que las personas deben tomar a la familia como una empresa en cuanto a finanzas personales se refiere. Deben saber cuáles son sus recursos, en qué los van a invertir y cuáles son las metas.

El siguiente paso será educar a los hijos. Según Meade, si los pequeños ven que los padres son derrochadores y que no llevan un control del presupuesto, ellos tienen altas probabilidades de seguir ese ejemplo.

Un aspecto para que los niños puedan tener una cultura financiera es darles cierta cantidad de dinero de manera semanal y que ellos se encarguen de administrar sus gastos de escuela o personales. "Si logramos que lo hagan de una forma prudente, estaremos en la puerta de conseguir hijos con un buen manejo de recursos", agrega.

Para María Cecilia Meade, la familia también debe tener conciencia social, es decir, no caer en el consumismo y estar consciente de que si bien es posible tener muchas cosas, "si no las empleamos o subutilizamos, seguramente alguien más les podría sacar mejor provecho".

Por ello, dice, también hay enseñar a los niños que no hay que comprar sólo por gastar, sino realmente lo que se adquiera se necesite y se use.

En el manejo de finanzas familiares es importante visualizar los gastos de manera mensual, anual y de mediano plazo.

Al hacerlo se podrá saber cómo va el presupuesto, aunque también hay que considerar qué desembolsos son los que se harán al año, tal es el caso de la tenencia vehicular, predial, pólizas de seguros para poder ahorrar y prevenir.

Un adecuado del presupuesto permitirá calcular cuánto se gastará en la carrera de los pequeños, en la compra de una casa, de un auto o aspectos relacionados con la salud, que no tienen cierta periodicidad y son emergencias.

Meade de Lozano menciona que para tener éxito en la economía familiar se debe tomar en cuenta el momento en el cual se vive, ya que un hogar sin hijos los factores son distintos.

"El pensar y hacer algo sobre las finanzas nos quitará la angustia sobre el futuro, porque si se trabaja bien desde hoy, mañana seguramente no habrá problemas", agrega la consultora.

Para la especialista, uno de los secretos de la vida es observar y adaptarse a las diferentes etapas. "Y si es época de estudiar, trabajar o formar una familia, pues hay que tratar se sacar el mejor provecho de cada periodo y disfrutarlo", refiere.

Meade explica que el dinero el proyecto de vida debe ir de la mano de un plan financiero.

Productividad en la familia

Otro elemento para que las finanzas sean sanas es la productividad. Según la catedrática, a nivel país se percibe un rezago considerable, pero también es consecuencia de que no se enseña a los hijos a ser productivos. "Con ello trato de decir que los recursos que se tengan deben utilizarse de la mejor manera".

Y menciona que hay que tratar de economizar lo más que se pueda.

Reitera que para arraigar en los niños una cultura financiera es indispensable enseñarles que el dinero no se obtiene estirando la mano; y hay que insistirles que ellos pueden y deben ganar con su esfuerzo.

Pone como ejemplo diversas actividades en el hogar, y precisa que hay cosas que pueden hacer como pintar o tapizar su cuarto. Así, los recursos que se tenían destinados para ese gasto se les da a los pequeños, y ellos tendrán más dinero y al mismo tiempo se les enseñará a que pueden ganar su propio salario con cuestiones sencillas y sin descuidar sus estudios.

Para Meade, la sobriedad también es importante en la familia.

Los padres deben evitar al máximo no hacer gastos excesivos o innecesarios, refiere.

En este aspecto es como ponerse en el justo medio de las cosas, es decir, no tener excesos, pero tampoco caer en la avaricia.

Precisa que comprar un auto no es sólo por el hecho de tenerlo, sino los usos y los beneficios que traerá, y eso pasa con todos los bienes.

María Cecilia Meade admite que una sociedad no puede funcionar sin dinero, pero en la actualidad se le da un valor primordial, a tal grado, que lo material se convierte en uno de los únicos objetivos en la vida, es decir, para muchas personas quien vale es el que más tiene.

Insiste en que un elemento primordial es tratar de luchar contra aquellas prácticas donde se pone al trabajo o la obtención de recursos por encima de la familia, pues se descuida el desarrollo sano del hogar.

Incluso, muchas veces los padres terminan pagando más en terapias u otros escapes para compensar su falta de atención con su pareja o niños.

Reitera que fomentar una cultura financiera y llevar un adecuado manejo de las finanzas podría parecer complicado, pero resulta más sencillo de lo que parece. Sólo es cuestión de organizarse y dar prioridad a los gastos de primera necesidad.



PUBLICIDAD