aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México, caro para importar

Una nación con demasiados trámites y elevadas tarifas, dice Banco Mundial; los costos de documentos, tarifas administrativas para despacho de aduanas y control técnico, y los gastos de transporte al interior del país, relacionados con la importación de mercancías, promedian 2 mil 152 dólares por contenedor
Lunes 18 de septiembre de 2006 Eduardo Jardón y Manuel Lombera | El Universal

Los costos asociados a los procesos de importación de mercancías en México se colocan entre los más elevados en el mundo.

De acuerdo con los resultados del Doing Business 2007, del Banco Mundial, los costos de documentos, tarifas administrativas para despacho de aduanas y control técnico, y los gastos de transporte al interior del país, relacionados con la importación de mercancías, promedian 2 mil 152 dólares por contenedor.

México estableció cada vez más barreras no arancelarias a los importadores, lo que implica que el consumidor final termina pagando las tarifas adicionales a través de los precios de los productos, comentó Óscar Cano, director de la compañía Adeath Logistics.

Según el especialista, las mayores tarifas de importación se explican por las medidas estrictas que implementaron las autoridades a raíz de la coyuntura luego de los atentados terroristas de 2001.

Sólo 26 países en el mundo, la mayoría de África y Europa del Este, tienen tarifas más elevadas que México; en contraste, en Singapur estos costos ascienden a 333 dólares, mientras que en China son de 375 dólares, en Estados Unidos de 625 dólares y en Brasil el costo es de mil 145 dólares.

Por otro lado, reporta el estudio del Banco Mundial, un exportador mexicano debe presentar seis documentos para obtener el permiso de venta, esperar 17 días para que el envío se concrete y pagar mil 49 dólares por cada contenedor de 20 pies.

Por ejemplo, exportar un contenedor de tequila de 40 pies cuesta unos 20 mil pesos, según el consultor de comercio exterior, Rodrigo Cedano, a pesar de que la directora de asesoría y capacitación de Bancomext, Clementina Ramos, asegura que "para exportar no se requieren recursos".

Frente a la información del Banco Mundial, Cedano sólo especificó que el envío de la mercancía desde el puerto de salida no debe tener retrasos si se tienen en regla seis documentos: el certificado de exportación expedido por el Centro Regulador del Tequila y la factura de venta.

También, el certificado de origen para declarar que la mercancía es 100% mexicana, sellado por la Cámara Nacional de la Industria Tequilera; una carta de instrucciones para indicar el acomodo de la mercancía en el medio de transporte, y la lista de empaque que registra el contenido y el peso del envío.

Además es requisito ser miembro del padrón de exportadores, que puede tardar aproximadamente dos años a partir de la inscripción de la empresa ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

México es una de las principales potencias en el comercio exterior en el mundo. Está en la posición 15 como exportador, y en la 14, de acuerdo con el monto de sus importaciones, además de ser el país que cuenta con más tratados comerciales.

Sin embargo, en el informe del Doing Business retrocedió nueve posiciones en el ranking de comercio transfronterizo. Se posicionó este año en el lugar 86, desde el 77 del año anterior. Este indicador toma en cuenta los costos de importación y exportación, el número de procesos y documentos, así como el tiempo para completarlo.

El desfase entre la apertura comercial y las barreras que ofrece el gobierno para los exportadores e importadores se explica por la corrupción, la falta visión sobre la utilidad de los tratados comerciales y las funciones de la banca de desarrollo afirman investigadores.

Antonio Ortiz Mena, catedrático de comercio exterior del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), dijo que en México una mayor tramitología favorece la corrupción que mantiene los privilegios de la burocracia.

Además, se refirió a la necesidad de considerar la integración de Bancomext y Nacional Financiera, pues "es importantísimo tener financiamiento sin tramitología para fomentar las exportaciones".

En tanto, Arnulfo Gómez, investigador de Comercio Internacional de la Universidad Anáhuac, concluyó que el gobierno mexicano no planeó proyectos destinados a aprovechar el libre comercio.

"Tenemos una política de promoción basada en la simulación", dijo el especialista.

Al respecto, Óscar Cano comentó que es necesario hacer una revisión a los esquemas aduanales y logísticos en México para hacerlos más eficientes y más efectivos en costos, es decir, hacerlos más competitivos.



PUBLICIDAD