aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Fracasa el plan económico del sexenio de Vicente Fox

Falta de consensos políticos fue una de las principales causas: analistas; expresaron que las líneas de acción que no se concretaron fueron: crecimiento económico, reducción de la dependencia de los ingresos petroleros, una reforma fiscal integral e incrementar los ingresos tributarios
Miércoles 21 de junio de 2006 José Manuel Arteaga | El Universal

El programa económico que planteó la administración de Vicente Fox no se cumplió.

Analistas económicos y financieros consultados expresaron que la mayoría de las metas trazadas al principio del sexenio no se lograron porque el Congreso detuvo el avance del Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide).

Por medio del Pronafide, que planteó los objetivos en materia económica del sexenio, México sería "un país con crecimiento económico equitativo, incluyente y sustentable", expuso en su mensaje el secretario de Hacienda, Francisco Gil, en 2002.

Los analistas expresaron que las líneas de acción que no se concretaron fueron: crecimiento económico, reducción de la dependencia de los ingresos petroleros, una reforma fiscal integral e incrementar los ingresos tributarios.

Contrario a ello, la administración de Fox aprobó los objetivos de estabilidad macroeconómica, reducir el déficit público, no incrementar la deuda total e impulsar sectores como construcción y vivienda.

El Pronafide planteó a inicios de la administración una tasa de crecimiento promedio de 5.2% entre 2002 y 2006, si se concretaban las reformas estructurales, y 3.4% sino se lograban los acuerdos.

Sin embargo, sin aprobarse las reformas estructurales, la economía mexicana habrá crecido 2.68%, en promedio, entre 2002 y 2006, o 2.2% en todo el sexenio, siempre y cuando la economía cierre este año con un PIB de 4%.

"Es un crecimiento demasiado bajo, es el más raquítico desde la administración de Miguel de la Madrid, es muy bajo en comparación con la historia del país", dijo Raúl Feliz, economista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Gabriel Pérez del Peral, responsable del área económica de la Universidad Panamericana, aseguró que el Congreso fue el que detuvo mucho la operación y las líneas de acción que incluía el Pronafide.

"El Pronafide planteó un superávit fiscal al final del sexenio para generar un ahorro presupuestal, pero el Congreso no permitió superávit, eso hubiera permitido mitigar la volatilidad en los mercados. Además, el crecimiento también se quedó corto por la falta de operación política", dijo.

En materia de finanzas públicas, el Pronafide planteó "alcanzar una postura fiscal sólida en el mediano plazo a través del fortalecimiento de los ingresos permanentes del Estado".

Sin embargo, los ingresos tributarios como proporción del PIB cayeron desde 10.6% del PIB en 2000, a 9.7% en 2005.

Carlos Cárdenas, socio de la firma Ernst & Young, expresó que la recaudación aumentó en pesos absolutos, pero con respecto del PIB bajó, fundamentalmente por la falta de la reforma fiscal, la desgravación del Tratado de Libre Comercio y la informalidad que creció desmesuradamente.

"Al Congreso no se le dio la gana aprobar reforma. No se alcanzó recaudación por el Legislativo", aseguró el fiscalista.

Además, el Pronafide buscó disminuir la participación petrolera del total de ingresos públicos, lo cual tampoco se logró, expuso Feliz.

El plan contemplaba que el gobierno continuara con el esfuerzo de "expandir y profundizar la reforma a la seguridad social" en los trabajadores, lo que no sucedió.

Los analistas agregaron que se obtuvo un acierto en la estabilidad económica, en no aumentar la deuda como porcentaje del PIB, la cual alcanza 23% en el gobierno federal y 37% si se incorporan todos los pasivos.

Hacienda descartó fijar alguna posición sobre el tema.



PUBLICIDAD